Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Alves crece por dentro

Análisis táctico de una nueva tendencia en el FC Barcelona con Daniel Alves como protagonista.

Anticiparse al recurso del rival

Análisis táctico del partido Valencia CF-Real Madrid CF disputado en la 13ª jornada.

6 dic. 2011

Alves crece por dentro

Daniel Alves.
Pep Guardiola echa mano de su interminable cajón de variantes. Las lesiones de Alexis Sánchez y Pedro Rodríguez, sumadas a la irrupción de Isaac Cuenca en el primer equipo le han dado el molde al técnico para seguir ese camino obsesivo hacia la reinvención, planteando cada cierto tiempo nuevos retos a los jugadores para que sigan en la búsqueda de nuevos objetivos: provocar hambre y asustar a la relajación. Daniel Alves es el protagonista, su juego interior el reto. Aunque ya fuera un recurso esporádico que se utilizara en pasadas temporadas, en el paso de los partidos de la actual se ha intensificado en cierta manera esta tendencia del jugador brasileiro trabajando sobre el 1-4-3-3. El rol que ha adoptado Isaac Cuenca le ayuda. A pesar de no ser un extremo de nacimiento, disfruta pegándose a la cal y buscando línea de fondo. Dejando así un espacio brutal para que Alves clave el puñal por dentro.

El máximo exponente lo podríamos encontrar en los primeros cuarenta y cinco minutos de la 13ª jornada de la Liga BBVA ante el Real Zaragoza. Aunque el canterano no pierde fútbol tirando hacia adentro, el técnico le resta carga y responsabilidades. Mantiene la estaca para estirar al rival y obliga al par a perseguir al ‘2’. Esto desata una cantidad de posibilidades brutal. Al concepto ya interiorizado de superioridad por dentro, se le encuentra otro aliado al que recurrir y que, además, disfruta estando cerca del balón. Este movimiento da más protagonismo a un Alves que ya de por sí en muchas fases del partido se puede llegar a convertir en discurso del juego del equipo cuando las cosas no salen como se busca que salgan. Eso sí, un protagonismo que cobraba apareciendo desde atrás -también- por fuera. La capacidad del jugador de poder convivir con bastantes contrarios a su alrededor suma a la causa. A parte del efecto sorpresa, de la novedad. Guardiola busca rodear a Messi, establecer y potenciar sinergias positivas en torno al crack. Messi y -por ende- Pep encuentran en Alves un amigo, un compañero de juegos, alguien que correrá para dar facilidades al resto y que, sobretodo, te obliga a dar profundidad y verticalidad al juego si te asocias cuando este pisa área y te aporta un plus de intensidad defensiva tras pérdida del balón. Disparo de media distancia. Fútbol.

Situación del partido FC Barcelona - Real Zaragoza.

Aunque esto se ha dado bajo las circunstancias antes comentadas sobre bajas, desde FALSO NUEVE ponemos la mira un poco más allá y pensamos que Guardiola ya lo tenía en mente antes de que sucediera dicho cúmulo de circunstancias. Partiendo de la base de que la idea del técnico fuera juntar a Daniel Alves con Lionel Messi y Alexis Sánchez en sector derecho en un futuro no muy lejano. Se podría convertir en un automatismo más, una variante complicada de contrarrestar e imposible de prevenir en un planteamiento inicial. Nunca sabes por dónde y cómo tirará el jugador.

Y no solo sobre el 1-4-3-3 se ha visto la tendencia del jugador hacia el interior, también con el 1-3-4-3. Alves formó parte del rombo del medio campo siendo el interior derecho ante el Rayo Vallecano durante más de 30 minutos. Secuela que nos hace sospechar sobre las ideas de Pep Guardiola.

21 nov. 2011

Anticiparse al recurso del rival

Khedira, elemento condicional.
El escenario prometía un partido de máxima intensidad, con cuentas pendientes, incógnitas por resolver y matices bastante interesantes a los que atenerse. Muchos confiamos en Emery para disfrutar de un buen partido, y este, introdujo algunos cambios en la alineación. Parejo y Feghouli eran titulares, Jonás -que a priori parecía un fijo- y Pablo Hernández se quedaban en el banco. Se especulaba con un dibujo 1-4-3-3, que al final se convertiría en 1-4-2-3-1. Albelda y Tino Costa conformaban la pareja de medios centros mientras Parejo tendría su zona de influencia en 3/4 de campo. La posición y el rol de Parejo se convertiría en uno de los detalles del partido. En fase defensiva, sería el encargado de hacer una marca especial sobre Xabi Alonso para cortocircuitar la salida a tres que venía trabajando el Real Madrid los últimos partidos, obligando así a los centrales al primer pase o batir líneas en conducción. El Valencia mordía en campo contrario a partir de la marca individual al mediocentro rival.

Sergio Ramos fue quien mejor entendió la situación y facilitaba a su equipo el dominio posicional conduciendo el balón y creando la superioridad obligando a ir demasiado atrás a Feghouli para la ayuda y liberando a Marcelo. Un Marcelo que cuando no tenía su equipo el balón, sujetaba al francés contra la cal impidiendo así que Miguel sumase con calidad en la incorporación, aunque esto podría haber resultado contraproducente. Ya que el Valencia tiende a explotar más su banda con más calidad, la izquierda (Alba - Mathieu) y que terminaría siendo la vía de escape para los de Emery. La jugada siempre comenzaba en la derecha, para acabar en la izquierda. Emery planteó una batalla táctica interesantísima, con movimientos inteligentes. Mourinho siempre se anticipaba.

El técnico portugués se permitió la licencia de alinear a dos medios centros más junto a Xabi Alonso. El papel de ambos era bastante diferenciado. Lass sería el jugador que compensaría la banda derecha madridista, liberando así de trabajo a Özil en las incorporaciones de Jordi Alba. Mientras que Khedira sería la decisión del partido, clave. El alemán amenazaba constantemente la espalda de los medios centros y daba un punto más de agresividad al Real Madrid para empujar al Valencia contra su portería. Mientras Albelda ofrecía la ayuda a Miguel en su emparejamiento con Ronaldo, Khedira obligaba a Tino Costa a vivir muy atrás para que el trabajo de Lass lateralizando su juego con Alba fuera efectivo. Ofrecía espacio a Özil y lograba que Benzema supliera la carencia de no tener un jugador con gran capacidad de asociación por la zona central constantemente. Incluso, con el ‘6’ amenazando en ocasiones la espalda de los centrales. El sistema del Real Madrid mutaba constantemente.

Aunque en un principio la idea era otra. Cargar las bandas. Mourinho se vio obligado a modificar la primera idea en los primeros 15 minutos. Una especie de 4-3-1-2 en el que Özil era el enlace que esporádicamente caía a banda derecha, o en su defecto, lo hacía Karim Benzema. Mientras que Cristiano Ronaldo partía con el fuera-dentro, y ellos lo hacían con el dentro-fuera para posibilitar el pique desde segunda línea.

El Valencia disfrutó de sus mejores minutos de partido con la entrada de Jonás y la suma de Mathieu al juego interior. Esto otorgó una posesión de mayor calidad, una mejor ocupación de los espacios con el balón y más recursos a Soldado, que vivió en estático mucho tiempo de la primera parte. Al Real Madrid le costaba más pisar campo contrario, y tan solo Benzema era capaz de aportar oxígeno al colectivo o Cristiano Ronaldo a través de la acción individual.

A pesar de la derrota, el dominio emocional se lo lleva el Valencia. Un equipo que está creciendo con el paso de los partidos, y que aún no ha alcanzado su máximo potencial. Los tres goles recibidos llegan de acciones puntuales, más por falta de concentración o acierto técnico que por otras cuestiones. Hacer sumar de forma más constante a gente como Banega o Piatti para potenciar el colectivo debe ser el objetivo. Emery lo sabe.

17 nov. 2011

Falso Nueve comienza una nueva etapa

Nueve meses después de su gestación FALSO NUEVE comienza una nueva etapa. Atrás se quedaron comienzos en falso, análisis de diferentes encuentros, publicaciones didácticas o artículo de opinión personal. Todo ha contribuido a un proceso de formación y maduración de esta bitácora, tomando como sujeto estos contenidos para desarrollar una idea mucho más clara en un futuro. Ha sido la semilla que hemos regado durante este periodo, con gotas de fútbol y momentos excepcionales que nos han tocado vivir.

Ahora se abre una nueva puerta. Renovamos por completo la faceta gráfica, aunque el modelo de los contenidos seguirá siendo muy similar al que se trabaja con anterioridad. Adentrarnos y convivir en la faceta más analítica del fútbol y la intención de fluir a partir de estos conceptos. Sin embargo, se buscará seguir un patrón más fijo en las publicaciones y una constante de la que renacer para crecer. El fin no será otro que el enriquecimiento personal, intentar convertir este lugar en un punto de encuentro para los aficionados al fútbol y sumar opiniones, porque con el debate nos enriquecemos todos.

Nuevamente bienvenidos a FALSO NUEVE. Calentad, que debemos cambiar el ritmo de partido.

1 sept. 2011

Chelsea 11/12 (I). Villas-Boas.

Ha comenzado la Premier League, el mayor espectáculo futbolístico del mundo para muchos. Con ello, comenzamos una nueva temporada en FALSONUEVE, con cambios, con novedades y con mucho fútbol del que hablar. Ésta vez con el aliciente Villas-Boas. Un nuevo fenómeno, otro genio precoz, diferente, descarado. 

André Villas-Boas.
El técnico después de su experiencia en Coimbra y su excepcional temporada en Oporto, de donde salió invicto en liga llevándose así el título, ganó la Taça de Portugal y salió campeón de la Europa League llega a Londres. Más concretamente a Stamford Bridge, al Chelsea. Pero más allá de los títulos, el fútbol europeo se ha rendido al portugués por sus métodos, por su ideología futbolística y sus planteamientos. Esto, sumado a su alto carácter competitivo hacen de él la sensación del momento, el técnico de moda. 1-4-3-3 con extremos que parten pegados a la cal dibujando la diagonal fuera-dentro, salir jugando porque el balón debe estar en nuestro poder el mayor tiempo posible y cuando no lo tenemos, vamos a por el rápidamente. Líneas arriba, achique de espacios, asfixiar al rival. Así fue campeón. Siendo el técnico más joven que ha ganado una competición europea. El alto nivel del fútbol de su equipo cobró un gran cartel en el mundo, tanto es así que muchos expertos lo consideran el tercer equipo del continente tras FC Barcelona y Real Madrid esta última temporada.

6 jul. 2011

¿Por qué Cesc?

Después del término de la temporada futbolística oficial a nivel de clubes, y tras un parón de casi un mes, volvemos en FALSONUEVE a poner la maquinaria en marcha de cara a la próxima temporada. Lo hacemos con el posible fichaje de Cesc Fábregas por el FC Barcelona. Tras tres temporadas contactando con el jugador, parece que ésta vez la secretaría técnica del club catalán está más cerca que nunca de la contratación del de Arenys de Mar.

Muchos discrepan en la necesidad de la contratación del ‘4’ pero desde esta bitácora tenemos el pensamiento de que pasa por ser un refuerzo prioritario. No solamente porque el potencial actual del equipo se eleve y suba otro escalón, también de cara a un futuro de este grupo de jugadores. Si bien, existen jugadores en la base que podrían desarrollar las funciones específicas que se encomendarían a Cesc, necesitan a éste como puente para que no se vea forzada su evolución y cumplir los plazos necesarios para llegar al máximo nivel. Otros, por otra parte, no verían acertada su llegada debido a la presencia de Thiago como integrante absoluto de la primera plantilla. Pero lo cierto es que tanto Cesc, como Thiago, son jugadores diferentes y complementarios. Capaces de jugar juntos y de potenciarse el uno al otro con su fútbol, desde su perfil y sus convicciones. Las maneras de sentir el fútbol de estos dos jugadores tienen puntos en común, pero son otra cosa.

11 jun. 2011

AS Roma, romper con lo anterior

Un día como hoy el club italiano hace oficial la contratación de Luis Enrique, ex técnico del Barça Atlétic. Después de muchos rumores y de días de negociación, con varias ofertas de la primera división sobre la mesa, el asturiano decide emigrar a otra cultura futbolística, a otro entorno más exigente, y por consiguiente, a un examen de nivel y superación. Luis Enrique tiene por delante un duro reto. "Queremos hacer un fútbol que rompa con lo anterior" decía Walter Sabatini, director deportivo del club.

8 jun. 2011

Fútbol

Y así fue. Venció lo creativo, lo estético. Pero también el control y la paciencia. Venció el fútbol. Venció el FC Barcelona.

Decía Pep Guardiola en el libro titulado 'Liderazgo' publicado allá por 1999, en una conversación de fútbol con Jorge Valdano. “Hay que crear un estilo, que sepan a qué jugamos, que los que están en Rusia sepan que vas a jugar de esta forma. Eso tiene que estar por encima del entrenador. Es decir, nosotros jugamos así. El club juega a esto y nosotros fichamos a éste entrenador para jugar de esta manera”. Sus valores futbolísticos tuvieron mucha influencia en Cruyff, quizás, la base y precursor de la idea del Barça actual. Hay quien dice que el propio Guardiola es más Cruyffista que Cruyff. Que ha sabido plasmar mejor esa idiosincrasia a través de un balón. Publicaba Oscar Cano en su libro 'Modelo de juego del FC Barcelona' ambientado en el primer Barça de Guardiola que “las razones que justifican el que el equipo posea una identidad clara, ese saber qué se pretende y cómo se quiere llegar a merecer dicha pretensión. Buscar un modelo que se sienta como nuestro”.

28 may. 2011

De vuelta a Wembley: FC Barcelona

Después de analizar al Manchester United, llega el turno del FC Barcelona. Que si bien, es favorito según las casas de apuestas, también mantiene algunas dudas en cuanto a su formación de mañana y el comportamiento de algunos de sus jugadores sobre el campo. Pep Guardiola se ha llevado a 22 jugadores a Londres, incluidos el capitán Puyol y Eric Abidal, de los cuales éste último ha tenido minutos en los últimos partidos de liga para su puesta a punto específica y que se plantea como una de las opciones en la línea defensiva del FC Barcelona. En esta expedición se incluyen Ruben Miño, Oier Olazabal, Andreu Fontas y Thiago Alcantara. Y por supuesto, Jose Manuel Pinto a pesar de no poder jugar por sanción, acompañará al grupo. Es parte importante en el vestuario. “El once está decidido. Ellos tienen muchas variables. Ferguson ha dicho que tiene 4 o 5 equipos capaces de competir con nosotros. Eso da a entender el nivel del rival. Nosotros saldremos con lo nuestro a competir, con mucha ilusión” dijo Guardiola. Con esto como base, y que según el técnico los 22 jugadores están en condiciones de competir, arrancamos el análisis y lo que puede tener Guardiola en mente para encarar el partido.

27 may. 2011

De vuelta a Wembley: Manchester United (2/2)

De otro modo, y siguiendo con el análisis del finalista inglés. Existiría la posibilidad de implantar un cambio de sistema o de variar las posiciones naturales de los jugadores para condicionar los peligros potenciales a los que le puede someter el rival a lo largo del transcurso del partido. El conjunto de Ferguson, a parte de su 1-4-4-2 habitual, maneja otros registros en función del rival o las características del encuentro. Desde la alternativa natural del 1-4-2-3-1 a la especie de 1-4-3-3 que muta a 1-4-5-1 más conservador mostrado en la segunda parte de Stamford Bridge en cuartos de final. Aunque también podría llevar algo diferente a cabo, algo que no haya mostrado aún.

Con esto, también damos cabida al posible baile de los jugadores de una posición a otra, como ya hizo Mourinho con Cristiano Ronaldo como hombre más adelantado o Pepe en el interior izquierdo. Y aquí se abriría una gran cantidad de posibilidades. Desde desplazar a Rooney a la izquierda en un 1-4-3-3 a meter a Park con la pareja de mediocentros. Habría que ver si Ferguson está dispuesto a desnaturalizar el fútbol de algunos de sus jugadores a favor del colectivo, para poder dar una mayor posibilidad de control sobre el discurso del partido y el rival.

Partiendo de la base de que ya existen siete jugadores -que bajo la idea de FALSONUEVE- serán fijos sobre el campo, faltarían cuatro posiciones que cubrir que dan lugar a muchísimas combinaciones y diferentes planteamientos. Van der Sar, Vidic, Ferdinand, Evra, Park, Rooney y Chicharito estarán sobre el campo. Podría variar el “donde” y el “porqué” pero no su presencia. A esto habría que sumarle que el Manchester United a día de hoy no tiene un jugador específico y que trabaje de forma natural sobre la ‘Zona Messi’. Quizás el mayor déficit y que resulta importantísimo por ser la zona más diferencial del rival. El dilema de Ferguson vendría de plantear un partido sumando más hombres en la zona para ocupar espacios, renegando finalmente del 1-4-4-2 y pasando al 1-4-3-3 algo que ya utilizó en 2009 y que se considera el dibujo con más papeletas si abandona el natural. Sobre este plan, se nos ponen varias cartas sobre la mesa. La inclusión de Giggs al once, Fletcher, Carrick, el propio Park como interior, o incluso opciones como la de O’Shea en el mediocentro o la comentada en Ecos del Balón, Rooney haciendo el trabajo de Pepe en final de Copa del Rey, algo que sobre el papel cobraría sentido. Ya que siendo Pepe un jugador técnicamente limitado, sin una interpretación ofensiva demasiado rica, creo bastantes problemas. Con Rooney, un jugador que trabaja el retorno y que ofrece ofensivamente una serie de opciones amplísima, podría potenciar esa idea que puso en práctica José Mourinho. Por otro lado, en el mismo 1-4-3-3 cabe la posibilidad de tirar al propio Rooney a banda izquierda. Trabajando así el lugar de acción de Daniel Alves, y obligando al mediocentro a lateralizar su juego. De esto modo Valencia se encargaría de dar la amplitud necesaria con su fuera-fuera y Fletcher, Park y Carrick/Giggs trabajarían la zona interior en el triangulo Xavi-Iniesta-Messi simétricamente.

Esto debilita el enlace Rooney desde los medios hacia Chicharito, pero daría otras posibilidades. Abriendo el campo con la banda derecha, mostrando un camino fuera-dentro a Rooney y estableciendo una fase defensiva más cómoda y con más efectivos. Potenciando así la transición defensiva, y dando pie a un juego directo, rápido y de pocos toques en la transición ofensiva poderosisíma del United.

Nota: En el próximo artículo analizamos cómo puede el FC Barcelona doblegar al Manchester United, las diferentes opciones y variantes de las que dispone y qué jugadores pueden saltar al campo e intervenir de una u otra manera.

23 may. 2011

De vuelta a Wembley: Manchester United (1/2)

Los dos mejores equipos de fútbol del último lustro se citan en Wembley. En juego está la Champions League, la máxima competición a nivel de clubes del mundo. Un título, donde ambos saben de buena mano como trabajar para llegar en los últimos años. Hoy analizaremos al Manchester United, al equipo de Ferguson. En los últimos cinco años a base de trabajo y fútbol ha conseguido llegar a tres finales (2007, 2008 y 2010), una semifinal (2006) y unos cuartos de final (2009). Donde ganó un título, en 2007 frente al Chelsea en Moscú. El trabajo y los logros de Sir Alex Ferguson serían impensables hace 20 años.

Tomando como precedente la final de 2008/2009, donde ya se enfrentaron ambos equipos habría que dejar claro algunas cuestiones. Ni este Manchester es el de aquella final, ni este Barça tampoco. Los de Ferguson son un equipo inferior sin Ronaldo y sin Tévez, por ejemplo. Pero intentan desarrollar un juego a partir del bloque, no dependiendo tanto del elemento individual, aunque basan su colectivo a partir de  Rooney. Jugador infravalorado fuera de Inglaterra a mi parecer, que realmente, es un auténtico genio. Está entre los mejores 7-8 jugadores del mundo. Rooney es capaz de facilitar la salida del balón, desahogar el juego en transición tras robo, activar las bandas y crear los espacios necesarios para que viva más cómodo el “9”. Ya sea Berbatov o Chicharito. Rooney es un generador de ventajas en potencia, a la altura quizás de Kun Agüero. Que ya es decir. Hace la vida más fácil al equipo, sin él, sufren demasiado. Y es sin duda, el primer fijo en la alineación de Ferguson indiscutiblemente.

El United desarrolla su sistema de juego en un dibujo 1-4-4-2 habitualmente, dibujándose por momentos en un 1-4-4-1-1 cuando Wayne se despega para crear superioridad y crear espacios. Con esto uno de los posibles objetivos primordiales de los pupilos de Ferguson -quien dice tener más de dos o tres recetas para tumbar al Barça- es caer constantemente sobre la posición del mediocentro. Donde se presupone la presencia de Sergio Busquets a sabiendas de sus problemas para lateralizar su juego. Ya fuera con la presencia de Rooney, Giggs o incluso Nani en el fuera-dentro se trata de potenciar las debilidades del ‘16’. Con esto casi obligas a una salida por los costados, ya que una pérdida en la ‘Zona Busquets’ podría resultar mortal debido al potencial de los ingleses en transición tras robo. En esto sin duda, para que Rooney pueda hacer mejor a los demás, necesita como no, que los demás lo ayuden. Y ahí entra en juego el trabajo de las bandas. Dar la amplitud necesaria para regalarle los espacios y que Rooney, una vez alcanzado el contexto idóneo, les devuelva lo que le han dado.

Y ahí aparece quizás, la primera incógnita del sistema que podría poner en juego Ferguson. Los elementos que ocuparan las bandas. Teniendo en cuenta que la presencia de Alves es fija en el once blaugrana, esto obliga a Ferguson a tomar una decisión, Park o un perfil más atacante. El coreano es un jugador sacrificado, que lleva actuando regularmente en dicha posición durante la temporada. Un jugador que abarca mucho espacio y que en fase defensiva te da un plus, desde presionar y empujar más adelante a poder actuar de lateral ante la subida del lateral brasileño a acompañarlo en su incursión y formar línea de cinco. De otro modo, también se barajaría la presencia de un jugador de perfil más ofensivo, con más fantasía. Contando con que Valencia es un fijo en la derecha, las opciones pasan por Giggs o Nani. Preferentemente por el luso, ya que Ryan ha sido reciclado por Ferguson para tapar las carencias de su equipo en la zona de gestación vista la decadencia latente de Paul Scholes. Nani haría un trabajo muy parecido al de Di María en la semifinal contra el FC Barcelona. Mantener a ralla a Alves y no dejarlo hacer su fútbol, donde se encuentra más cómodo y donde da el mayor rendimiento. Aunque también existirían las dudas de que si el rival encuentra un modo de superar esa barrera, Nani sepa corresponder a su equipo volviendo tras el lateral. Algo complicado. Nani es un jugador que vive del fuera-dentro más que otra cosa. Por lo tanto y como comentábamos más arriba, necesitaría de alguien que diera amplitud en esa banda para destapar el tarro de las esencias con Rooney. Por lo que se antoja complicado, dando más réditos de participación a Park.

Con la primera incógnita se abre la segunda, el "9". Berbatov y Chicharito como opciones. A día de hoy se me ocurren pocas cosas para que Berbatov sea el titular en Wembley, más siendo el estado de forma de Chicharito el que es. Un jugador ligado con el gol, que no necesita nada o casi nada para abrirse el espacio, sacar de donde no hay, para mandar la cosa redonda a acariciar las redes. Pero lo cierto es que del búlgaro también se pueden extraer diferentes conjeturas. Puede ser una solución a unos hipotéticos problemas de la transición ofensiva, vivir de él a partir de la segunda jugada. Por ello, lo veo más como Plan “B”. También es cierto que Chicharito no sabe lo que es jugar una final de competición europea, y en el fútbol, cuenta todo. Pero precisamente por su fútbol, creo que es un jugador sobradamente capacitado para hacer un buen papel. Y quizás, se necesite al mejor Chicharito. Sin conocer aún quién será el central que forme junto a Gerard Piqué, éste deberá amoldarse a dos estilos, dos delanteros diferentes pero con muchas cosas en común. Si bien, Chicharito te ofrece algo más en fase defensiva, mientras que eso no va con Berbatov.

Siguiendo hacia atrás y tomando como fija la pareja de centrales Ferdinand-Vidic y el lateral izquierdo de Patrice Evra, giramos al otro costado. El lateral derecho es otra de las incógnitas que se plantearía Ferguson. Los hermanos Da Silva u O’Shea. Ya en la final de Roma fue titular el irlandés. En aquel momento, era Henry su pareja de baile. La alineación de unos u otros afecta directamente al sistema defensivo, por tanto a fase defensiva y transición y como no, a la transición ofensiva y fase ofensiva. Modifica la estructura y maneras de comportamiento del colectivo. El irlandés es el preferido de Ferguson en las grandes citas y el que quizás, da un perfil más acorde a lo que se supone que intentará desarrollar el Manchester United. Un rol más defensivo, posicional, sin grandes riesgos. Te ofrece una baza más en jugadas a balón parado y en cualquier caso, daría la opción de cerrar con tres jugadores en una hipotética subida de Evra. Los hermanos Da Silva son otro perfil. Rafael viene siendo bastante utilizado y teniendo bastantes minutos en los últimos partidos. Aunque su estado físico alberga algunas dudas. Ofrece otra variante diferente, una incorporación que permitiría al equipo dar otra dimensión a su idea.

Nota: En el próximo artículo seguiremos analizando al Manchester United con sus diferentes variantes y la posibilidad de introducir cambios de posición en según qué lugares para romper el plan de Guardiola.

14 may. 2011

Apostar por el balón

Por norma general con la llegada del final de la temporada, aún con los equipos jugándose cosas importantes, desde los despachos de las directivas y las secretarías técnicas se empieza a trabajar en el próximo año futbolístico. Un trabajo que se prolonga desde el pasado enero hasta las últimas horas de mercado en agosto. En los últimos días se habla mucho de los banquillos de dos equipos con un enorme potencial en el país, Atlético de Madrid y Sevilla. Dos equipos venidos a menos. Resaltan por encima de todos dos nombres, Marcelo Bielsa y Luis Enrique. Ambos tanteados por ambos equipos y que posiblemente alguno de ellos acabe ocupando dichos banquillos. Dos técnicos que viven y sienten el fútbol de manera similar, a partir de la pelota.

Las quinielas colocan al ‘Loco’ en el Pizjuán. De confirmarse, tendría mucho trabajo e implicaría una cierta remodelación en la plantilla andaluza. Muy pocos son los jugadores bielsistas que tiene el Sevilla en nómina a día de hoy. Llegar a aplicar su clásico 1-3-3-1-3 que mutó a 1-2-3-2-3 en el último mundial con Chile no será tarea fácil. Máxime cuando no es un equipo que sea protagonista per sé, uno de los conceptos innegociables que acompañan al técnico. Atacar y defender con la mayor cantidad de jugadores posibles, al unísono. Algo que se ha perdido las dos últimas temporadas. Pero a muchos de los que nos gusta el fútbol nos frotamos las manos sabiendo lo que puede sacar el argentino de jugadores como Jesús Navas, Perotti o recién llegado Rakitic. Jugadores con un perfil apto para el desarrollo del juego que imprime a sus equipos. Igual de complicado o incluso más podría ser inculcar la cultura del pase atrás y defender con la pelota en una plantilla ansiosa, de muchísima verticalidad y sin mucho estacionamiento en la zona de gestación. En palabras del propio técnico: “Nunca me planteo la posibilidad de salir a atacar con la iniciativa del contraataque. Para mí siempre hay que protagonizarlo a partir de la pelota. Si puedes protagonizarlo, ¿por qué cederlo? Nunca preparo al equipo para la espera. Un gran equipo nunca se condiciona por el rival. Me atrae la victoria y me doy cuenta de que el mejor camino para llegar a ella es el protagonismo. Jamás pensaría un partido sin jugar en campo rival”. Lo cierto es que somos muchos los que queremos que vuelva a España, su etapa con el Espanyol nos supo a poco.

En el otro lado y haciendo lo propio, la prensa coloca a Luis Enrique en el banquillo de las orillas del Manzanares. Después de comenzar una temporada ilusionante después de ganar dos títulos la pasada temporada el conjunto de Quique Sánchez Flores vuelve a no estar al nivel que se le presupone. Y parece que a éste se le ha acabado el crédito y buscarán un cambio, un golpe de efecto. Éste tiene el nombre del técnico actual del filial del FC Barcelona, que ya anunció que no seguiría al frente en su actual puesto. Según publican algunas fuentes, el asturiano ya lo tendría hecho con el club colchonero después de tantear diversas opciones como Joaquín Caparrós, Rafa Benítez o André Villas-Boas.

Luis Enrique no es un técnico probado al máximo nivel, pero ofrece garantías. Mamando la escuela Barça desde hace ya mucho tiempo, como Bielsa, también siente el fútbol a través del balón y del protagonismo. Ha llevado al filial a la tercera posición del campeonato en la Liga Adelante a falta de cuatro partidos para la conclusión, que de no ser filial, daría acceso a la promoción para el ascenso al máximo nivel. Todo esto con chavales muy jóvenes en una competición muy complicada. Como en el anterior caso, vendría a inculcar un estilo, algo diferente a lo que allí se conoce. Su gusto por el fútbol lo marca su casa actual. Con buena mano para llevar a los jóvenes podría sacar el máximo rendimiento a jugadores como Koke o Domínguez, pasando por el filial del club donde hay algunos jugadores capaces de dar el salto a la categoría de oro siempre y cuando se respeten unos parámetros base y se tenga paciencia y confianza en ellos. Por otro lado, contar con jugadores como Kun Agüero, Reyes o Filipe Luis será algo clave. Pero aún más clave deberían ser los refuerzos, donde hay una meta clara si llegara el técnico: el mediocentro. Alguien capaz de soportar la responsabilidad y el peso del balón. Que haga jugar al equipo. Por otra parte y ya como pautas más emocionales, como el carácter y la motivación que es capaz de meter el técnico a sus jugadores. En este sentido me gustaría dejar a modo de reflexión para el cambio de rumbo del Atlético, de confirmarse esto. Un fragmento extraído de una conversación de Pep Guardiola con Valdano: “Hay que crear un estilo, que sepan a qué jugamos, que los que están en Rusia sepan que vas a jugar de esta forma. Eso tiene que estar por encima del entrenador. Es decir, nosotros jugamos así. El club juega a esto y nosotros fichamos a este entrenador para jugar de esta manera”. Se trata de algo más que una contratación, se trata de un cambio de estilo, de rumbo, de ciclo. Apostar por la pelota, por el fútbol asociativo, potenciar las grandes habilidades individuales a través del colectivo.

Los enfermos de fútbol nos frotamos las manos con la posibilidad de ver en una liga a José Mourinho, Pep Guardiola, Marcelo Bielsa, Luis Enrique, Garrido, Caparrós, Luis Garcia o Pellegrini. Grandes técnicos, con recursos suficientes para convertir al más humilde en el más grande. Apostar por la pelota es, en definitiva, apostar por el protagonismo. Apostar por el fútbol.

3 may. 2011

"Siéntate hijo, que juega Leo"

“Siéntate hijo, que juega Leo”. Deben decir los padres que un día vieron también maravillar al aficionado culé a Johan o Diego a sus hijos. El argentino puso por delante a su equipo en la eliminatoria con dos goles, dos goles que suponen una ventaja enorme y que al mismo tiempo se toma como insuficiente tratándose del Real Madrid. Como dijo Pep Guardiola en la rueda de prensa post-partido, contra cualquier otro equipo se podría dar por hecha la clasificación, pero contra el Real Madrid no. Queda un partido, otra ocasión para ver a Leo. En su casa, con su gente, acompañado de Iniesta ésta vez y con su mejor amigo: el balón.

21 defensas y no lo pararon. Los once contrarios y los diez propios. Un mal partido de fútbol hasta que aparecia él para dibujar el trazo del balón pegado a su bota. La imaginación muchas veces está por encima de la voluntad y decide partidos. Un encuentro planteado de forma apacible por ambos técnicos. El Real Madrid no quería la pelota, al igual que en otras ocasiones, pero esta vez tampoco buscaban al rival. Un planteamiento que desesperó a sus propios jugadores que sentían que podían hacer algo mejor. Algo que no sentó bien a algunos aficionado del club, que nunca vieron algo semejante en un equipo de la dimensión del suyo, mucho menos, en casa. Los de Messi por su parte, tampoco tenían prisa. Tocar, tocar y tocar. Si no vienen, no pasa nada, nosotros así estamos cómodos. Si les da por venir, activamos espacios muertos, cuestión de movilidad para dar un mejor camino a la pelota. Si hubo alguien que propuso algo de fútbol fue el FC Barcelona. Y como siempre, esto debe ser recompensado. Polémicas arbitrales a parte, el conjunto blaugrana fue superior por el simple hecho de buscar algo más que el Real Madrid.

Con la expulsión de Pepe, el Pep lo entendió. Debía aprovechar la situación, intentar matar la eliminatoria y dio entrada a Ibrahim Afellay. Profundidad. Por ahí llegó el primer roto y el holandés supo en su primer balón lo que es celebrar un gol en el Bernabeu con él como protagonista. Aunque Albiol aportara su granito de arena. Con el primero todo fue más fácil. Y entró en escena el 10. El fútbol se inventó para él. Uno, dos, tres, cuatro y Casillas al suelo. La jugada se hizo a cámara lenta justo en el momento idóneo para que los fotógrafos tomaran la instantánea que al día siguiente invadiría la prensa, todos vuelven a disfrutar del genio. La imaginación derrotó a la voluntad, a la estrategia y a la táctica. Y Messi ya sueña con llevar a Barcelona una nueva Champions, algo que la pasada temporada le quitaron e impidió cumplir su palabra con la afición, ésta vez no, ésta vez va a por ella con todo. Y quiere hacerlo con fútbol. Como lo hacía desde pequeño con la camiseta del Grandoli en la pequeña cancha de Rosario.


27 abr. 2011

Sin el elemento diferencial

Durante el día de ayer, mientras casi todos los medios estaban pendientes del cambio de tono de Pep Guardiola en la curiosa rueda de prensa que ofreció el técnico, se dio a conocer una de las noticias que puede marcar una transcendencia vital para los intereses del equipo blaugrana. La baja de Andrés Iniesta. Presumiblemente el elemento diferencial del FC Barcelona sobre el Real Madrid, y que ya lo era estando Khedira, cuando en la segunda parte de la final de copa fue el que activó al equipo para alcanzar un fútbol de mayor calidad, dando fluidez a la pelota, batiendo líneas en conducción y dando profundidad. Los matices que debía trabajar el equipo sobre el rival sobre todas las cosas. Y es que Andrés, sólo hay uno.

Ante la que se consideraba la hipotética alineación antes de conocerse el pronóstico del jugador en el día de ayer, quizás Mourinho tenía algo preparado viendo el último precedente. Quizás Pepe encimándole o Lass en marca individual. El caso es que, tuviera lo que tuviera preparado, a día de hoy no es viable dado que el de Fuentealbilla no estará sobre el campo salvo sorpresa. En este caso, Pep Guardiola dispondría de cuatro opciones, todas diferentes y que como la decisión de cómo conformar la defensa, adquiere un volumen global.

La primera pasa por no cambiar. Dar entrada a un jugador de perfil similar al de Andrés Iniesta como lo es Thiago. El canterano está para jugar, ya se confió en él ante el Villareal en el Madrigal cumpliendo con nota. Siempre que ha tenido minutos, ha demostrado que sirve para estar ahí, que es candidato absoluto a superar el corte y que debe contar con más minutos. Quizás este no fuera el escenario perfecto, ya que es un ambiente brutal. Semifinales de Champions ante el máximo rival en su campo con toda la presión que esto conlleva. Pero el hijo de Mazinho, a pesar de ser bastante joven, ya tiene pintas de jugador veterano y esto suma a su favor. Como opción aportaría ese plus de magia que aporta Andrés, ese “hacer lo que menos se espera” porque tiene calidad e inteligencia para ello. Calidad en la salida del balón, algo importantísimo en el día de hoy, ya que una mala elección de pase puede desencadenar un contraataque del rival, y en esa faceta el conjunto blanco, es el mejor del mundo. Y quizás, ahí también residiría el mayor peligro de su alineación. Por otra parte, es un jugador que en el contexto del partido de hoy podría ser el mayor beneficiado en lo que a espacios se refiere. Con una fase defensiva centrada en Messi, Xavi y en los costados, aparecerá el espacio de recepción para Thiago. Sería una apuesta valiente, una apuesta por el fútbol y algo que seguramente Mourinho no tendrá tan bien estudiado como a las demás opciones.

Otra de las alternativas pasa por la alineación de Keita. Que si ya existía la posibilidad de alinearlo por las bajas en defensa, sin Iniesta, tiene mayor porcentaje de participación. El malí como ya hemos comentado en las previas anteriores jugando en el interior aporta ese juego físico para hacer frente al que presumiblemente sea el fortísimo mediocampo del conjunto de José Mourinho, Xabi Alonso, Lass y Pepe. Como analizamos en el partido contra el Shakhtar, una de las nuevas variantes tenía a Keita por protagonista y en el escenario de hoy podría ser una opción. Empujar al rival contra su propia portería, presión, fuerza, juego aéreo para una variante en la salida del balón, jugador apto para fase defensiva, con recorrido y ocupación de las líneas de pase y una opción más en las importantísimas jugadas a balón parado. Pasa por ser la opción por la que se decanta la prensa, haría falta ver lo que piensa Guardiola.

La tercera en discordia como solución individual es la alineación de Ibrahim Afellay. El holandés cada partido se siente más cómodo, desentona menos y desplega su fútbol con menos timidez y menos miedo al fallo. A pesar de ser un jugador de perfil ofensivo, ya actuó en Eindhoven como mediocentro o interior, pero allí se jugaba para él. Es un jugador físico, con fuerza y que en momentos determinados puede llegar a abarcar mucho terreno y ejercer una presión exquisita. Su manejo de las dos piernas le permiten jugar por cualquiera de los dos perfiles y la idea inicial sería emparejarlo con Lass Diarrá para poder explotar sus virtudes. El francés del Real Madrid tiende a hacer kilómetros innecesarios y aunque luego los recupera por físico, se pueden aprovechar bastante bien los espacios que conceda. Sobre todo siendo un jugador que tiene capacidad para batir líneas en conducción.

La cuarta solución y última, también comentada por Pep Guardiola en rueda de prensa es la de un cambio de sistema. Aquí nos caen diferentes ideas. ¿Tres atrás? ¿1-4-4-2? ¿1-4-2-3-1? Son varios los registros que puede poner en liza el técnico. Y que también concedemos la duda al planteamiento de José Mourinho, conociendo la noticia de ayer. Podría volver al sistema habitual con Pepe en el centro de la defensa y el doble pivote Lass-Xabi Alonso. Algo que posiblemente tengan en cuenta en el cuerpo técnico blaugrana.

Como siempre, que gane el que mejor fútbol haga.

25 abr. 2011

La duda de Guardiola

Entrando en materia Champions después de los dos primeros enfrentamientos entre ambos equipos, el FC Barcelona tiene que volver al Santiago Bernabeu. Ésta vez para la mayor competición futbolística a nivel de clubes. Lo hará con su técnico inmerso en las dudas de cómo superar a un rival que se ha mostrado bastante sólido en los anteriores enfrentamientos con las bajas importantes que posee en la zona defensiva. A pesar de que a principios de temporada el equipo contaba con tres potenciales laterales izquierdos, por unas razones u otras, tanto Abidal como Adriano y Maxwell no estarán disponibles para la cita. A esto podríamos sumarle la posible ausencia de Gabriel Milito y la duda del capitán Carles Puyol. El dilema para conformar una defensa en condiciones para afrontar con garantías el encuentro se antoja con trajes de puzzle de diez mil piezas. Ya que tendría que tirar de jugadores que aunque ocasionalmente han llegado a formar parte de la línea defensiva, no es su naturaleza posicionarse ahí, por lo que la decisión adquiere un contexto mucho más global para el equipo.

A pesar de que Maxwell pudiera llegar al partido, Guardiola no las tendría todas consigo para alinear al brasileño, y la piedra angular para armar el equipo es si se dispone o no de Puyol. A partir de ahí el equipo podría adquirir una forma u otra. La idea principal, y la que cuenta con más papeletas si se cuenta con el capitán es la de desplazar a Javier Mascherano al lateral, formando el “5” junto a Piqué en el centro de la zaga y Busquets como mediocentro. De esta manera y empezando desde atrás, se daría más libertad a la incorporación de Daniel Alves por carril derecho, que en los últimos partidos no había sido algo tan frecuente como lo es en el discurso habitual. Y quizás, este también sea el punto más diferencial a la hora de decidirse. Alves es más que un lateral y si logra imponer su fútbol, como ya comentamos, el Barça tendrá muchas más facilidades para dar fluidez y profundidad al equipo gracias a la amplitud que aporta dicho elemento. Con esto, el Barça quedaría cerrando con tres jugadores en fase ofensiva y liberando en cierto modo a Busquets para hacer superioridad al centrocampismo del FC Barcelona. Ya no es lo mismo cerrar con Piqué, Busquets y Adriano, que hacerlo con Piqué, Puyol y Mascherano, las cosas cambian.

El argentino nunca ha jugado en dicha posición. No lo hizo en River, tampoco en Inglaterra, ni en su paso por Corinthians. Tampoco en la albiceleste. Pero dada su capacidad de lectura del partido y técnica defensiva lo hacen un jugador viable para la posición. Tampoco había jugado de central y hemos descubierto a un jugador reconvertido en dicha posición que ofrece un rendimiento excelente. Además, cuenta con un plus. Sea cual fuere su marca en dicha parcela, Mascherano sobre el papel podría oponer resistencia por cualidades. Con Cristiano Ronaldo en derecha, el argentino da el perfil necesario para aguantar al portugués. Por potencia, por fuerza, por coraje. Igualmente que si fuera Özil, donde el alemán podría convertirse en el objeto más querido por Mascherano, dado su fútbol. El chico para todo cada vez comprende mucho más la filosofía blaugrana.

Aunque aún estando Puyol disponible, podría dar lugar a otra variante. Mantener a Mascherano en el centro de la defensa, como lo viene haciendo en los últimos partidos y dar al capitán el lateral izquierdo, no siendo la primera vez que se desempeñara en dicha posición. Esto daría pie a un contexto muy parecido al comentado anteriormente en fase ofensiva, pero se desnaturalizarían dos posiciones. La de Puyol y la de Mascherano. Siendo el argentino, sólo se saldría de su posición él.

El dilema llegaría si Puyol no estuviese disponible para el partido y saltan una terna de candidatos a ocupar el espacio bastante extensa. Entraríamos en un juego de piezas donde se moverían el propio Mascherano, Busquets y Keita. Además de una poco posible incorporación de Muniesa, que ha entrenado durante el día de hoy con el primer equipo. En esta situación cualquiera de los tres podría ser el elegido. Recordemos que Pep Guardiola ya pensó en el malí para dicha demarcación en la final de Roma ante el Manchester United tras la baja de Abidal, decidiéndose finalmente por Sylvinho para ocupar el carril zurdo y hacer un juego más natural. Keita aportaría sacrificio al servicio del colectivo, siendo un jugador apto para la fase defensiva del equipo, además de sumar en jugadas a balón parado. Con Seydou ahí, Mascherano sería el central y Busquets seguiría en el mediocentro. Y rotando nuevamente, entraría en juego la baza del Busquets central, con Mascherano al perfil zurdo, siendo Xavi la base de la jugada con Keita en el interior, junto a Iniesta. Para intentar empujar al Real Madrid hacia su portería y generar espacios a Xavi para que pueda pensar y dar velocidad al balón. Aunque también como viceversa, con Keita en la base y Xavi en su posición habitual.

Todo esto pensando en que el colectivo mantendría la misma estructura en el dibujo táctico y unos automatismos similares en la salida del balón y la designación de las posiciones según la posición de este. Pero tampoco extrañaría nada que hubiera un cambio en la forma de interpretar los movimientos. Como ya se hizo ante el Athletic de Bilbao en el Camp Nou, con Busquets como central y Abidal de lateral izquierdo. El de Badía daba facilidades para una salida más limpia y luego se sumaba al medio, mientras el francés se metía de central. Todo esto cobraría sentido si el “9” de José Mourinho fuera Adebayor.

La elección sólo la conoce Guardiola.

24 abr. 2011

"Mourinho me la jugó, me mintió"

Pepe ejerciendo presión como interior izquierdo.
“Mourinho me la jugó, me mintió” debió decir Pep Guardiola al final del partido que otorgaba el título al equipo del técnico portugués. Y la realidad daría la razón al de Santpedor. No sólo se la jugó a él, sino a todos nosotros, aficionados al fútbol o a cualquiera de los dos equipos. Después de suprimir la figura del enganche en el primer round de liga, introduciendo la del mediocentro, ésta vez nos mintió inventándose a un Pepe interior izquierdo. José, listo como pocos, encontró la tecla para desequilibrar al equipo blaugrana, sobre todo durante los primeros cuarenta y cinco minutos, en la salida limpia del balón, tanto de los centrales y el mediocentro, como por las bandas con los laterales. Reproduciendo así un cortocircuito y la circulación cómoda del balón del rival. Obligando en muchos momentos a desnaturalizar su juego y provocando más pérdidas.

Con Pepe en el interior izquierdo, el equipo ganó en empuje y llegada. Expulsando de su zona a Xavi e Iniesta. La prioridad del mediocampo ésta vez no era Messi. El conjunto blanco logró en muchas fases del partido arrinconar el juego del FC Barcelona empujándolo hacia su propia área. De esta manera, como ya se hiciera en el partido de liga del sábado anterior, la profundidad sería la carencia más importante del juego. Así el Barça tendría el balón, pero sería una posesión sin calidad. El traslado del balón al lugar idóneo era mucho más complicado y así, en muchas fases del juego sufriría. Esto desarrolló algo ya comentado anteriormente: Sin profundidad no hay defensa. Limitando el juego del Barça, que por otra parte no tuvo a Xavi e Iniesta en plenitud, lo que prometía el partido como una lucha entre el protagonismo y el dominio, frente a la cultura del contragolpe se tornó diferente. Cuando logras desconectar al 6 y el 8, Messi pierde fútbol y está obligado a llegar muy atrás para recoger el balón y hacer la vida más fácil al equipo y por consiguiente, estar mucho tiempo de espaldas a la portería contraria. Si a esto le sumamos, el estar constantemente presionado al meterse en el lugar de la batalla, da pie a la superioridad, pero sin lograr dar sentido a esta. Así llegaba el gol del Real Madrid, pérdida del argentino en mediocampo tras recibir de espaldas, balón a la banda, combinación perfecta entre Marcelo y Di María y sublíme remate de Ronaldo.

El problema base, quizás, sería la poca participación -una vez más- de los extremos en el mediocampo. Villa y Pedro, debían dar amplitud al equipo en la salida, pero una vez el balón llegara a la mitad del terreno, hacer superioridad al medio. Por ello, como ya comentábamos en la previa y dado el estado de forma del canario, quizás la opción idónea era la de adelantar a Iniesta en lugar de Pedro, dando entrada en el once a Seydou Keita, ofreciendo una variante diferente al juego del Barça. Esto cobraría más sentido aún viendo la posición de Pepe y daría una alternativa al equipo. Finalmente, no fue la decisión de Pep.

Por otro lado, Mourinho dio entrada a Özil. El alemán partiría desde el extremo derecho, desplazando a Ronaldo como hombre más adelantado y Di María quedándose en banda zurda. Lo que se pretendía era contrarrestar las posibles soluciones a los problemas del mediocampo barcelonista con la incorporación de Piqué, batiendo líneas. La presencia del portugués es mucha y así, deberían tomar más riesgos en dicha acción. Su participación en la prórroga, merecería artículo aparte, fueron él y diez más.

La segunda parte el Barça, fue más Barça. Logró salvar el “escollo Pepe” dio más sentido a la circulación del balón e Iniesta despertó, puso más fútbol. Casillas por un lado, y la gran fase defensiva de la que dispone su equipo fueron claves. El segundo round fue para Mourinho.

20 abr. 2011

Pepe como base del fútbol del Barça

Resuelto el primer round en empate técnico hemos podido ver como el Real Madrid variaba su sistema habitual 1-4-2-3-1 para enfrentarse al Barça, como ya habíamos comentado en la previa, introdujo la figura del mediocentro representado en Pepe renunciando en cierta medida a una posible posesión del balón. Con esto, el equipo de Mourinho dio sentido a una nueva variable que bien podría ser tónica general en los próximos encuentros ante el conjunto de Pep Guardiola. Con Pepe ocupas más espacio, ganas en presión y empujas al rival más atrás. Como pudimos ver, la alineación del portugués en dicho espacio alteraba varias funciones blaugranas. Obligaba a tocar más atrás a Xavi e Iniesta y anulaba la recepción de Messi en su zona, teniendo el argentino -también- que venir muy atrás para poder recibir el balón, o en su defecto, tirarse a las bandas donde perdería la esencia del fútbol que viene haciendo los últimos dos años. Esto, sumado a dotar al equipo de una mayor capacidad para hacer más fácil la fase defensiva y tapar líneas de pase terminaron por ahogar el fútbol de los de Guardiola. Sin profundidad el Barça pierde el sentido de su fútbol y quizás en este aspecto, tiene mucho que ver que tanto Pedro como Villa, no entendieron los nuevos movimientos para dar facilidades a Messi y despegar a partir de ahí.

Partiendo de la posición de Pepe como base, el FC Barcelona debe buscar alternativas, o trabajar en torno a la inicial los papeles de los extremos. En los últimos días, la posibilidad de alinear a Keita en lugar de Pedro, trasladando así a Iniesta adelante crece. Con ello se podrían solucionar algunos de los problemas planteados en el primer enfrentamiento. Keita formando de interior junto a Xavi, en cierto modo, condiciona la figura de Pepe. Ofrece una lucha en el balón aéreo de la zona, dando una variante a la salida del balón. Empuja al rival hacia su propia portería, haciendo más cómodo el juego de los demás, a más espacio, mejor ritmo de balón. Entrada de segunda línea, buscando espaldas de los centrales. Mayor probabilidad de acierto a balón parado ofensivo y defensivo. Jugador apto para fase defensiva. Caer a perfil izquierdo blaugrana, presumiblemente desde donde partirá Cristiano Ronaldo, ayudas que liberan a Sergio Busquets de dicha marca. Todo esto, con un Iniesta adelantado daría facilidades al de Fuentealbilla, que se sumaría al centro partiendo desde la banda para hacer superioridad y dejar carril libre al lateral, ya sea Adriano o Alves. Así de alguna manera se daría una mayor rapidez de circulación del balón que se necesita dando lugar a una situación en la que Messi, Iniesta y esporádicamente Keita, coincidan en la ‘zona Pepe’ obligando a los interiores a retroceder para las ayudas, embotellando el juego del Real Madrid. O en su defecto, la salida a por ellos de alguno de los centrales. Pudiendo activar los espacios a la espalda, ya sea por el mismo Messi, Villa o la incorporación de Alves y Adriano.

Cabría resaltar, que si el FC Barcelona lograra desarmar el plan A del club blanco, a día de hoy, no existe plan B conocido. Dando por descartado el habitual 1-4-2-3-1 que se utilizó en la ida de liga en el Camp Nou. Por lo que se podría estar dando pie a otra nueva variante de José Mourinho más que interesante.

Una vez más, suerte para todos. Que gane el fútbol.

15 abr. 2011

Alves es la llave

Confirmado el pase de ambos equipos a las semifinales de la Champions League, tras eliminar a Shakhtar Donetks y Tottenham, el calendario futbolístico da lugar a hecho que podría denominarse histórico. Cuatro clásicos en un periodo de dieciocho días. Una coincidencia realmente exquisita para los aficionados al fútbol y de estos dos clubes, que actualmente podrían considerarse los mejores equipos del mundo futbolístico. Desde FALSO NUEVE queremos hacer especial hincapié en dichos enfrentamientos y durante los próximos días analizaremos los conceptos principales y diferenciales de los enfrentamientos, tanto en la previa de estos como después del pitido final. Empezando por el primer enfrentamiento de este sábado y quizás el que podría considerarse de menos relevancia de cara a el amplio margen de competiciones que se disputan en los próximos días.

Con ocho puntos por encima el FC Barcelona se presenta en el Santiago Bernabéu con un amplio colchón con el que podría permitirse pinchar en terreno enemigo. Con un hipotético empate el equipo mantendría una diferencia de seis puntos con seis jornadas por disputar donde el conjunto blanco tendría que visitar Mestalla, el Pizjuán y el Madrigal, tres salidas complicadas. Mientras recibiría en casa a Zaragoza, Getafe y Almería, equipos que luchan por salvar la categoría y que podrían presentar algunos problemas al conjunto blanco en algún caso.


ALVES DIFERENCIAL
Entrando ya en materia y analizando los precedentes de anteriores enfrentamientos el papel de Daniel Alves en el póker de encuentros se antoja diferencial. El brasileño fue de los jugadores que aportaron más al desequilibrio total de la balanza en el partido de ida del Camp Nou y es quizás, el mayor problema que podría tener José Mourinho a la hora de descontextualizar su fútbol. Como ya vimos en aquel partido, Alves obligó a Di María a vivir constantemente en fase defensiva, restando así totalmente el potencial del argentino en acciones de ataque y obligándolo a situarse prácticamente como el quinto elemento de la línea defensiva, mientras Marcelo se veía obligado a cerrar el perfil izquierdo en una zona más centrada por la diagonal fuera-dentro de Pedro. El carrilero ofreció al equipo un desahogo de su fútbol y una mayor amplitud. Como ya conocemos, en este Barça, los laterales son extremos y Alves lo lleva a la máxima expresión.

Quizás, sobre el papel el mejor antídoto sería poner en marcha la figura del mediocentro en detrimento de la figura del enganche. De esta manera el equipo tendría cubiertas las espaldas de la ‘zona Messi’ y no estaría invitando a uno de los centrales a dudar en salir a por el argentino o quedarse en su zona guardando el espacio. De igual manera, este elemento también podría ayudar con apoyos defensivos a una hipotética suma de Alves al ataque y daría pie a una mejor defensa sobre las líneas de pase. En cierto modo, durante el partido se podría dar la situación de que si finalmente Cristiano Ronaldo ocupa banda izquierda, pueda quedarse tirado a dicha banda para tras recuperación ofrecer un desahogo y una vía de escape al conjunto y a la larga, podría restar a Alves en ataque. La idea de Mourinho puede pasar por ahí, por taponar la banda derecha del Barça restando la amplitud del lateral brasileño. Para ello, posiblemente se alinearía a Arbeloa como lateral izquierdo y a Marcelo en calidad de interior por ese perfil, quitándole trabajo defensivo a Cristiano Ronaldo o al jugador que ocupe la banda.

Si no se logra sostener a Alves, el Barça tiene mucho ganado. Alves es el que activa el espacio a espaldas del lateral, y ofrece profundidad y amplitud al equipo. Mourinho debe dominar el partido en base a la desnaturalización del juego rival, y no dominarlo desde su propio juego. Ya que este argumento no le sirvió en el anterior encuentro.

10 abr. 2011

El papel de Keita vs Shakhtar

Keita fue uno de los protagonistas del partido de ida de la eliminatoria Champions ante el Shakhtar Donetks. Pep Guardiola sorprendió alineando a Seydou, cuando presumiblemente se esperaba a Pedro. La idea no era otra que ofrecer una variante futbolística al equipo ante un rival con bastante potencial que salió demasiado castigado del Camp Nou y que hizo méritos para llevarse un resultado mejor al partido de vuelta. Quizás todos veíamos la alineación de Keita como una variante para guardarse las espaldas. El africano arrancando de perfil zurdo taparía las carencias de Adriano ante Douglas Costa, jugador con tendencia a la diagonal fuera-adentro. Y sobre todo, las incorporaciones de Srna, que como ya comentamos anteriormente, se pueden convertir en el arma ofensiva habitual de Lucescu cuando el partido está atascado.

Si bien, Guardiola sorprendió con un nuevo recurso táctico. Seydou Keita sólo sería interior cuando el Shakhtar comenzara a jugar desde su portería. Iniesta sería el encargado de tapar la salida de Srna con balón, una vez el balón en poder blaugrana, se metería al centro junto a Messi quedando Keita y Villa muchas veces como hombres más adelantados del equipo. Así el ‘15’ pasaría a denominarse como un falso-interior. Aprovechando el despliegue físico y el sacrificio del jugador, se convertiría en el idóneo para ejercer dicha tarea. Con el continuo movimiento de las piezas en fase ofensiva, sería quien marcara una referencia de ataque junto a los centrales, activando así espacios para una más cómoda recepción de Lionel Messi, creando espacios para el argentino. De igual manera, aprovecharía su llegada desde segunda línea, y en muchas ocasiones, ofreciéndose como una opción más para finalizar la jugada tanto en la combinación central como en la incorporación de los laterales, que como siempre, son extremos. Con la presencia de Seydou, además, se ganaba una baza en el juego aéreo tanto en la lucha por la posesión al medio, como a balón parado. Como siempre, el jugador tras pérdida actuaría como primer pressing obligando muchas veces al balón largo del equipo contrario, restando así las opciones de este para el continuismo de la posesión de la pelota. Tras el 4-1, gol de Keita. El jugador volvió más a su papel habitual dando más equilibrio al equipo y anulando cualquier opción del equipo ucraniano a dar una sorpresa al contraataque.

Nota: Esta vez, he preparado un vídeo para ilustrar algunos detalles. Es el primero que hago, por lo que no será una obra maestra. Pero intentaremos mejorar en la medida de lo posible con el paso del tiempo.

25 mar. 2011

¿Por qué Pep no quería al Shakhtar?

“No quiero al Shakhtar ni en pintura” expresó públicamente Pep Guardiola antes del sorteo de Champions. El de Santpedor, que ya ha sufrido al conjunto ucraniano, sabía de lo que hablaba. Quizás el Shakhtar, por nombre e historia, no es un equipo considerado grande en el panorama futbolístico europeo, pero la realidad es otra. Los de Mircea Lucescu son uno de los equipos que más ha crecido en la última década de fútbol en el viejo continente. La evolución tanto en su estructura, como en su metodología de trabajo ha llevado al club a otro nivel. Líder indiscutido en su país, por primera vez en su historia pisarán cuartos de final de la máxima competición europea, y por supuesto, lo harán sin complejos. No tienen nada que perder. Sabedores de que la presión es para el conjunto blaugrana, intentarán jugar la baza y sorprender como ya hicieran en un tiempo pasado. El último precedente lo encontramos en la Supercopa de Europa 2009, donde el conjunto ucraniano hizo emplearse a fondo al rival, que tuvo que sudar sangre para batir a Pyatov.

Hoy en día el Shakhtar sigue manteniendo su estructura de equipo con muchos de los mismos jugadores, pero es más fuerte, ha ganado experiencia y tiene las cosas más claras. El club, que desde 2006 no ha parado de crecer ha basado su modelo formativo en el fútbol holandés. La llegada al club de Patrick van Leeuwen fue determinante, un paso hacia delante. Nuevas metodologías en los entrenamientos, mejor gestión del tiempo, residencia propia, mejor enseñanza, escuela de fútbol, conferencias de los mejores entrenadores del mundo y otras cuestiones que han hecho evolucionar al club en todos los aspectos. Si a esto le sumamos la buena hornada de jugadores que han agrupado -en su mayoría brasileños- y que no se caracterizan por ser un equipo vendedor, tienen todos los condimentos para el triunfo. Obteniendo el mejor ejemplo en la consecución en 2009 de la Copa de la UEFA, dejándose mostrar al mundo con buen fútbol.

Más allá del crecimiento exponencial del club en los últimos años, nos encontramos con las dificultades futbolísticas que plantean a sus rivales, ya sea en su competición doméstica donde únicamente ha recibido ocho goles en veintidós partidos, o en Champions, donde pasó la fase de grupos como primero, por delante del Arsenal, y dejando fuera al Sporting de Braga.

El Shakhtar Donetks es un equipo camaleónico, capaz de adoptar cualquier forma o método para doblegar al contrario igual de bien. Trabajan desde un planteamiento base, un dibujo 1-4-2-3-1 con dos mediocentros de carácter defensivo, laterales de largo recorrido y una mediapunta con mucha magia donde William, Douglas Costa o Jadson hacen las delicias del respetable. Un equipo capaz de tocar el balón y de disputarle la posesión y el discurso del partido al Arsenal (51%-49%) o de esperar al contrario y salir rápido. Una versatilidad que les hace un equipo a tener en cuenta. Tomando como punto de inicio sus enfrentamientos al equipo inglés, por sus similitudes al FC Barcelona el Shakhtar no renuncia al balón en ningún caso y sus ayudas defensivas son constantes, no será raro ver que tras pérdida de balón acuden rápido a la recuperación de este, en un 3 vs 1. Dificultando así la salida rápida del rival. No obstante, ejercen esta presión a rachas durante el partido y lo combinan con el cierre general de líneas de pase obligando a tocar a los interiores muy atrás, para restar profundidad. Con una fase defensiva inicial dibujando un 1-4-1-4-1 con un mediocentro entre las dos líneas de cuatro para hacer la cobertura en caso necesario, tras la superación de la primera línea (preferiblemente Hubschmann). Aunque varían la forma, cuando el contrario llega a línea de tres cuartos, pasando así a un 1-4-4-1-1 bien marcado, cerrando espacios que requiere de mucha precisión para ser superada por la acumulación de hombres que plantea.

Luiz Adriano, elemento diferencial ante el FC Barcelona.
Aunque quizás, la seña más identificativa del conjunto es la ocupación constante y racional de las bandas, algo que en un principio podría favorecer al FC Barcelona, pero que también podría jugar en su contra. Tanto los extremos, como los laterales, mantienen ocupados los carriles exteriores en ambas fases del juego, restando así amplitud al contrario y obligando prácticamente a los jugadores de banda a meterse al medio, provocando así un embotellamiento del equipo rival, donde Gai y el mencionado anteriormente Hubschmann cobran protagonismo en sus labores de destrucción. Esto, tras una hipotética recuperación del balón, daría sentido a los automatismos tácticos en la transición ofensiva. Las continuas permutas en la línea de tres con la explotación de la ‘Zona William’ ejerciendo la diagonal fuera-dentro obligarían prácticamente a la alineación de Javier Mascherano, el único con una técnica defensiva capaz de suplir los espacios que se dejarían tras la pérdida. Con el balón en su poder, los ucranianos son un equipo con talento capaz de descansar en la mediapunta. Apuestan por una salida de balón en corto, siendo curioso que Pyatov, salvo en ocasiones, no sea el protagonista del primer pase, pero sí se ofrece como apoyo para el desahogo de la jugada. La capacidad y el criterio de sus centrales para sacar el balón jugado lo tienen pocos equipos en europa. Ya sea la opción corta, o la larga buscando la incorporación de los laterales será algo a tener en cuenta. Ya tuvimos una demostración excepcional en el segundo gol al Arsenal en el Dombass Arena. La calidad de Srna es diferencial en las incorporaciones de segunda línea. El lateral croata, uno de los mejores del mundo en su posición es uno de los mayores recursos ofensivos cuando el partido está atascado.

Por el contrario, en su eliminatoria anterior frente a la Roma de Ranieri, dispusieron otros principios de modelo. Esperaban al rival. Son un equipo sin complejos que no tienen miedo de meterse atrás para salir con velocidad. Mucho más, lejos de Ucrania. Por lo que en el Camp Nou no sería extraño ver un Shakhtar acumulando mucha gente en su campo, en lugar de ir a la presión. Esto, lejos de ser un planteamiento defensivo, pasa por atacar de manera diferente. Tras recibir el primer gol en el olímpico de Roma reaccionaron haciéndole tres en trece minutos, dejando casi sentenciada la eliminatoria. La capacidad versátil de Luiz Adriano en punta de ataque lo hacen un jugador muy difícil de defender. Lo hace bien de espaldas a portería, va bien por arriba y al espacio. Rápido, fuerte. Para el balón, devuelve, cae a banda, desmarque, genera ventaja, ahí está el espacio, gol. Si Puyol no está listo, será complicado. Y por otro lado, la calidad diferencial de Eduardo. El ex gunner es un jugador especial. Lo tiene todo y no tiene nada. Es capaz de resolver un partido con dos acciones técnicas. Guardiola sabe de lo que habla, ya ha sufrido al Shakhtar y esta vez lo tendrá aún más complicado. Vienen con sed de revancha.

13 mar. 2011

Desnaturalización

Cada plantilla de cada club está elaborada premeditadamente para proponer en el terreno de juego el fútbol de una manera u otra. Los técnicos trabajan en base a lo que han pedido y nunca ficharán un jugador que no encaja en el patrón de juego de su equipo o sus ideales técnicos salvo contadas excepciones en las que ganar variantes en diferentes automatismos. Cuando esto pasa se da pie a la desnaturalización del juego. Esta última semana hemos tenido dos casos similares en la jornada europea. Arsène Wenger y Juan Carlos Garrido, dos técnicos que han hecho sus plantillas y han trabajado a sus jugadores a partir de la elaboración y la posesión del balón han optado por imprimir un carácter diferente en sus diferentes partidos. Ya fuera por la importancia de este o el rival en cuestión se equivocaron de camino. Uno lo pagó quedándose fuera de la competición, el otro supo rectificar a tiempo.

El Arsenal llegaba al Camp Nou con el resultado a favor que había cosechado veinte días antes, pero conscientes de la dificultad de los noventa minutos que quedaban por delante en un escenario en el que ya fueron eliminados la pasada temporada con una excepcional actuación de Lionel Messi. Si bien, la baja de Alexandre Song condicionaba en muchas vertientes el planteamiento por no tener un jugador del mismo perfil futbolístico, Wenger optó por desnaturalizar el fútbol para el que está creado el conjunto inglés, bandera de su país y de europa. Mantener el resultado era primario y eso cegó de tal manera al técnico francés que indicó a sus jugadores hacer algo para lo que no estaban acostumbrados y tampoco listos. Con Diaby, Rosicky y Sagna como novedades en el once, el Arsenal dibujó en un primer momento el sistema habitual 1-4-2-3-1. Diaby acompañaba a Wilshere en la base de la jugada, Rosicky caía a banda derecha y Sagna volvía a la titularidad. En la previa, la alineación de Rosicky presagiaba al equipo inglés luchando por la posesión del balón encarando partido a partir de esa faceta, pero con el paso de los minutos esa teoría se desmontó prácticamente dejando en entre dicha la alineación del checo. El Arsenal no iba a la presión y entregaba el balón y por lo tanto el discurso del partido al rival. Extendían su fase defensiva voluntariamente –algo para lo que no están preparados, mucho menos sin Song- sufriendo así mucho más el fútbol del FC Barcelona. Dibujaban una línea de cuatro, Wilshere como único mediocentro y por delante otra línea de cuatro, incluso obligado en muchos momentos a Nasri a actuar de lateral dejando únicamente a Van Persie descolgado. Juntaban líneas, esperaban al rival. Un caramelo para el Barça, un equipo que se defiende atacando. Wenger no supo reaccionar y cuando lo quiso hacer, se vio con un jugador menos y el Barça infinitamente superior y con muchísima confianza en lo que hacía. Suspenso.

Por su parte, el Villareal afrontaba la ida de su eliminatoria en el Bay Arena de Leverkusen. El planteamiento inicial de Garrido dejó mucho que desear. Mantenía el habitual 1-4-4-2 pero modificaba roles y presentaba un equipo demasiado conservador. Se quedaban en el banco Cazorla, Cani y Nílmar para dar entrada a Marchena en el mediocentro, Wakaso a una banda y Marco Ruben acompañando a Rossi. Con esto, el Villareal cayó en la misma dinámica que el Arsenal ante el FC Barcelona. Entregaba el balón al Leverkusen, equipo con buen trato de balón, y los alemanes se hicieron dueños del partido. En un partido en el que el submarino amarillo debía explotar las bandas por la fragilidad defensiva de los laterales rivales y la poca capacidad de los centrales para cerrar líneas de pase, Garrido daba escena a dos laterales de perfil defensivo y un Borja Valero en carril derecho con tendencia a meterse entre líneas. Esto supuso los peores 45 minutos del Villareal en lo que va de temporada. Muchos problemas para sacar el balón y darle continuidad a la posesión. Rossi se quedaba muy descolgado y Marco Ruben no terminaba de entender su función. Borja Valero se sentía sólo y el Villareal lo notaba. Aún con esto, aprovechando un despite Rossi pudo empatar tras un despiste de Reinartz y le daba a Garrido la opción para rectificar la idea inicial. Con la entrada de Cazorla y posteriormente la de Nilmar todo volvío a su lugar y el Villareal tenía más pinta de Villareal. Ganaron el partido y tienen pie y medio en la siguiente ronda. Aprobado.

La desnaturalización de un patrón base condena al colectivo y por lo tanto resta fútbol. Ordenar a tus jugadores hacer algo totalmente diferente a lo que llevan trabajando casi toda su vida futbolística o en su defecto, para los que les has educado desde tu llegada a un club pone al futbolista entre la espada y la pared. Si bien, hay equipos que basan en esto su fútbol, en la versatilidad de estilos. Elaborando así una plantilla con jugadores capaces de adaptarse a dos estilos totalmente opuestos. Un ejemplo claro, el Real Madrid.

8 mar. 2011

Previa: FC Barcelona - Arsenal

Veinte días después del enfrentamiento en el Emirates, llega el partido de vuelta de la eliminatoria al Camp Nou. El equipo de Pep Guardiola tiene por delante noventa minutos para arreglar la diferencia en el marcador del partido de ida. Aunque se podría considerar como una reedición de los enfrentamientos de la pasada campaña, el Barça regresa con peor resultado de su visita a Inglaterra, pero con matices comunes. La temporada pasada el equipo ganaba con solvencia 0-2, dejó escapar el partido y Walcott primero y Fábregas después igualaban la eliminatoria. Ésta vez, con el gol de Villa y el discurso del partido ganado los blaugranas no supieron rectificar lo que ya ocurrió antes. Pero Wenger si venía con la lección aprendida. El partido de hoy es el comienzo de esos momentos en los que se empieza a decantar una temporada de éxito o una temporada en blanco. Es el momento de corregir errores y aplicar conceptos. Si bien, dentro de la derrota de la ida, el resultado no termina de ser malo. Se cuenta con el factor campo y con un gol a domicilio. Lo que podría significar que el equipo ganando 1-0 estaría en la siguiente ronda.

Aunque se espera el máximo espectáculo, la realidad es que estaremos ante un Barça menos Barça y un Arsenal menos Arsenal. Las bajas con las que cuentan ambos equipos son determinantes en el desarrollo del juego de cada once. Por parte del FC Barcelona se perderán el partido Piqué (por sanción) y Puyol (por lesión). Jugadores que intervienen con más o menos relevancia en la salida de la pelota del conjunto blaugrana. En este caso, el Barça tiene jugadores capaces de asumir el rol de las bajas sin demasiadas complicaciones, aunque este ajuste de piezas desemboque en un cambio de perfil del jugador en el mediocentro. Dando por sentado que será Busquets el que ocupe el papel de Gerard Piqué y que por tanto, asumiría una carga importante para la salida del balón, el jugador que ocuparía el puesto de Busquets por posición natural sería Javier Mascherano. El mediocentro argentino en gran parte gracias a su complejo de Busquets ha perdido parte de la esencia de su fútbol, pero con el paso de los partidos se le ve más asentado dentro del grupo, con los conceptos más claras y una mejoría palpable que si se sigue trabajando puede tener frutos de forma óptima. Pero para este encuentro, quizás se necesite al Mascherano de Liverpool. Ése jugador capaz de resolver carencias defensivas por físico y garra, y que en cualquier caso, sería el ideal para tapar al principal generador de fútbol de los gunners, Cesc Fábregas. Acompañando a Busquets, como ya viene haciendo varios partidos sería Abidal, lo que daría lugar a dar cancha a Maxwell o Adriano. El de Curitiba viene de disputar minutos en los últimos partidos, en buena forma. Ante el Mallorca y Valencia se marcó dos buenos encuentros, aunque tiene conceptos por trabajar. Por lo que si Mascherano fuera el encargado de ocupar el mediocentro, sería más que posible una alineación del ex jugador del Sevilla para dar una mayor profundidad a la banda izquierda y así obtener más amplitud si cabe, con Alves al otro lado. Con esto, se cerraría con tres hombres, se ensancharía el terreno y esto generaría más espacios para los Villa, Iniesta o Messi.

Los gunners, como ya hiciera el pasado año Arsène Wenger con Nasri, jugaron al despiste con las bajas. Durante semanas se ha especulado con que Cesc, Van Persie, Song o Walcott se perderían el partido. Finalmente, sólo serán estos dos últimos los que lo harán, mientras que el capitán y el holandés estarán listos para la cita. Aunque como dijo Pep Guardiola en rueda de prensa, “Aún Walcott está a tiempo para llegar en un avión privado”. Tanto el extremo, como Song serán bajas de primer grado para el técnico francés. Por lo que representan en el esquema y por las variantes que permiten al equipo jugar de una manera u otra. Theo ya hizo mella en la ida a las espaldas de un Maxwell que dio demasiadas ventajas al jugador. Como ya analizamos en el partido de ida, el inglés fue uno de los jugadores que hizo cambiar a Guardiola el equipo y que posteriormente, resultaría negativo. Pero ante esta baja, se tiene un recambio natural como es Arshavin. El ruso no está pasando por su mejor momento, pero en estos partidos se crece. Velocidad, desequilibrio, movimiento, control, tuya-mía. Puede aportar muchísimas cosas al equipo si se encuentra bien, incluso mejorar el rol de Walcott en cualquier caso por fútbol. Ante la posibilidad de alinear al ruso este lo haría en el carril izquierdo, siendo Nasri el que pasaría a la derecha como ya hiciera esta temporada ante el Tottenham. Pero el mediocentro camerunés no tendría recambio natural para hacer su labor. Denílson podría ser el elegido, pero su capacidad para sobrevivir en fase defensiva -que ante el Barça se antojan extensas- es demasiado débil y ofrecería demasiadas facilidades a los Xavi o Iniesta, incluso a Messi cuando viene a recoger. Por lo que se podría incluir la posibilidad de alinear junto a Wilshere a Diaby, ya recuperado, que por despliegue físico y ocupación de espacios podría desempeñar mejor el trabajo de Alexandre. Recordemos que el francés comenzó como mediocentro de contención y a medida que ha evolucionado su juego ha ido avanzando su posición de partida en el dibujo del Arsenal. Por lo que no sería nuevo para él. Otra opción sería retrasar la posición de Cesc, metiendo así a Nasri por detrás del delantero y Diaby en la banda para ocupar espacios y así hacer las posesiones del Barça más difíciles de prorrogar. Como última opción para mantener el dibujo, aunque poco probable, estaría la alineación de Eboue junto al mediocentro. Ya ha disputado minutos el marfileño en dicha posición, pero nunca con una alineación de partida. Su físico le permitiría abarcar mucho terreno, pero a su vez, por su poca capacidad táctica podría dejar líneas de pase abiertas en muchas ocasiones.

Aunque para mí, personalmente, la opción más lógica dado el resultado y los jugadores disponibles sería un cambio de sistema. El equipo pasaría a jugar un dibujo parecido al del Barça con 1-4-3-3 y la figura del mediocentro por detrás de los interiores para salvaguardar la zona. Perdiendo así la figura del enganche. Esto facilitaría la alineación de Denílson, escoltado por dos hombres, donde estaría más cómodo en su papel. Posiblemente Cesc y Wilshere, harían el trabajo, mientras Diaby se tiraría a la banda y en la otra Nasri, para intentar mantener la posesión del balón y sumar jugadores en el centro. Esto haría más viable el reservar a Van Persie dejando una referencia de ataque con Chamack o Bentdner.

Las cartas están sobre la mesa, sólo falta darles la vuelta y empezar la partida de ajedrez. Sea cual sea la decisión de los técnicos, estaremos ante un espectáculo futbolístico, con dos equipos luchando por pasar a la siguiente ronda. Una lucha que va más allá del fútbol.