Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Alves crece por dentro

Análisis táctico de una nueva tendencia en el FC Barcelona con Daniel Alves como protagonista.

Anticiparse al recurso del rival

Análisis táctico del partido Valencia CF-Real Madrid CF disputado en la 13ª jornada.

28 may. 2011

De vuelta a Wembley: FC Barcelona

Después de analizar al Manchester United, llega el turno del FC Barcelona. Que si bien, es favorito según las casas de apuestas, también mantiene algunas dudas en cuanto a su formación de mañana y el comportamiento de algunos de sus jugadores sobre el campo. Pep Guardiola se ha llevado a 22 jugadores a Londres, incluidos el capitán Puyol y Eric Abidal, de los cuales éste último ha tenido minutos en los últimos partidos de liga para su puesta a punto específica y que se plantea como una de las opciones en la línea defensiva del FC Barcelona. En esta expedición se incluyen Ruben Miño, Oier Olazabal, Andreu Fontas y Thiago Alcantara. Y por supuesto, Jose Manuel Pinto a pesar de no poder jugar por sanción, acompañará al grupo. Es parte importante en el vestuario. “El once está decidido. Ellos tienen muchas variables. Ferguson ha dicho que tiene 4 o 5 equipos capaces de competir con nosotros. Eso da a entender el nivel del rival. Nosotros saldremos con lo nuestro a competir, con mucha ilusión” dijo Guardiola. Con esto como base, y que según el técnico los 22 jugadores están en condiciones de competir, arrancamos el análisis y lo que puede tener Guardiola en mente para encarar el partido.

27 may. 2011

De vuelta a Wembley: Manchester United (2/2)

De otro modo, y siguiendo con el análisis del finalista inglés. Existiría la posibilidad de implantar un cambio de sistema o de variar las posiciones naturales de los jugadores para condicionar los peligros potenciales a los que le puede someter el rival a lo largo del transcurso del partido. El conjunto de Ferguson, a parte de su 1-4-4-2 habitual, maneja otros registros en función del rival o las características del encuentro. Desde la alternativa natural del 1-4-2-3-1 a la especie de 1-4-3-3 que muta a 1-4-5-1 más conservador mostrado en la segunda parte de Stamford Bridge en cuartos de final. Aunque también podría llevar algo diferente a cabo, algo que no haya mostrado aún.

Con esto, también damos cabida al posible baile de los jugadores de una posición a otra, como ya hizo Mourinho con Cristiano Ronaldo como hombre más adelantado o Pepe en el interior izquierdo. Y aquí se abriría una gran cantidad de posibilidades. Desde desplazar a Rooney a la izquierda en un 1-4-3-3 a meter a Park con la pareja de mediocentros. Habría que ver si Ferguson está dispuesto a desnaturalizar el fútbol de algunos de sus jugadores a favor del colectivo, para poder dar una mayor posibilidad de control sobre el discurso del partido y el rival.

Partiendo de la base de que ya existen siete jugadores -que bajo la idea de FALSONUEVE- serán fijos sobre el campo, faltarían cuatro posiciones que cubrir que dan lugar a muchísimas combinaciones y diferentes planteamientos. Van der Sar, Vidic, Ferdinand, Evra, Park, Rooney y Chicharito estarán sobre el campo. Podría variar el “donde” y el “porqué” pero no su presencia. A esto habría que sumarle que el Manchester United a día de hoy no tiene un jugador específico y que trabaje de forma natural sobre la ‘Zona Messi’. Quizás el mayor déficit y que resulta importantísimo por ser la zona más diferencial del rival. El dilema de Ferguson vendría de plantear un partido sumando más hombres en la zona para ocupar espacios, renegando finalmente del 1-4-4-2 y pasando al 1-4-3-3 algo que ya utilizó en 2009 y que se considera el dibujo con más papeletas si abandona el natural. Sobre este plan, se nos ponen varias cartas sobre la mesa. La inclusión de Giggs al once, Fletcher, Carrick, el propio Park como interior, o incluso opciones como la de O’Shea en el mediocentro o la comentada en Ecos del Balón, Rooney haciendo el trabajo de Pepe en final de Copa del Rey, algo que sobre el papel cobraría sentido. Ya que siendo Pepe un jugador técnicamente limitado, sin una interpretación ofensiva demasiado rica, creo bastantes problemas. Con Rooney, un jugador que trabaja el retorno y que ofrece ofensivamente una serie de opciones amplísima, podría potenciar esa idea que puso en práctica José Mourinho. Por otro lado, en el mismo 1-4-3-3 cabe la posibilidad de tirar al propio Rooney a banda izquierda. Trabajando así el lugar de acción de Daniel Alves, y obligando al mediocentro a lateralizar su juego. De esto modo Valencia se encargaría de dar la amplitud necesaria con su fuera-fuera y Fletcher, Park y Carrick/Giggs trabajarían la zona interior en el triangulo Xavi-Iniesta-Messi simétricamente.

Esto debilita el enlace Rooney desde los medios hacia Chicharito, pero daría otras posibilidades. Abriendo el campo con la banda derecha, mostrando un camino fuera-dentro a Rooney y estableciendo una fase defensiva más cómoda y con más efectivos. Potenciando así la transición defensiva, y dando pie a un juego directo, rápido y de pocos toques en la transición ofensiva poderosisíma del United.

Nota: En el próximo artículo analizamos cómo puede el FC Barcelona doblegar al Manchester United, las diferentes opciones y variantes de las que dispone y qué jugadores pueden saltar al campo e intervenir de una u otra manera.

23 may. 2011

De vuelta a Wembley: Manchester United (1/2)

Los dos mejores equipos de fútbol del último lustro se citan en Wembley. En juego está la Champions League, la máxima competición a nivel de clubes del mundo. Un título, donde ambos saben de buena mano como trabajar para llegar en los últimos años. Hoy analizaremos al Manchester United, al equipo de Ferguson. En los últimos cinco años a base de trabajo y fútbol ha conseguido llegar a tres finales (2007, 2008 y 2010), una semifinal (2006) y unos cuartos de final (2009). Donde ganó un título, en 2007 frente al Chelsea en Moscú. El trabajo y los logros de Sir Alex Ferguson serían impensables hace 20 años.

Tomando como precedente la final de 2008/2009, donde ya se enfrentaron ambos equipos habría que dejar claro algunas cuestiones. Ni este Manchester es el de aquella final, ni este Barça tampoco. Los de Ferguson son un equipo inferior sin Ronaldo y sin Tévez, por ejemplo. Pero intentan desarrollar un juego a partir del bloque, no dependiendo tanto del elemento individual, aunque basan su colectivo a partir de  Rooney. Jugador infravalorado fuera de Inglaterra a mi parecer, que realmente, es un auténtico genio. Está entre los mejores 7-8 jugadores del mundo. Rooney es capaz de facilitar la salida del balón, desahogar el juego en transición tras robo, activar las bandas y crear los espacios necesarios para que viva más cómodo el “9”. Ya sea Berbatov o Chicharito. Rooney es un generador de ventajas en potencia, a la altura quizás de Kun Agüero. Que ya es decir. Hace la vida más fácil al equipo, sin él, sufren demasiado. Y es sin duda, el primer fijo en la alineación de Ferguson indiscutiblemente.

El United desarrolla su sistema de juego en un dibujo 1-4-4-2 habitualmente, dibujándose por momentos en un 1-4-4-1-1 cuando Wayne se despega para crear superioridad y crear espacios. Con esto uno de los posibles objetivos primordiales de los pupilos de Ferguson -quien dice tener más de dos o tres recetas para tumbar al Barça- es caer constantemente sobre la posición del mediocentro. Donde se presupone la presencia de Sergio Busquets a sabiendas de sus problemas para lateralizar su juego. Ya fuera con la presencia de Rooney, Giggs o incluso Nani en el fuera-dentro se trata de potenciar las debilidades del ‘16’. Con esto casi obligas a una salida por los costados, ya que una pérdida en la ‘Zona Busquets’ podría resultar mortal debido al potencial de los ingleses en transición tras robo. En esto sin duda, para que Rooney pueda hacer mejor a los demás, necesita como no, que los demás lo ayuden. Y ahí entra en juego el trabajo de las bandas. Dar la amplitud necesaria para regalarle los espacios y que Rooney, una vez alcanzado el contexto idóneo, les devuelva lo que le han dado.

Y ahí aparece quizás, la primera incógnita del sistema que podría poner en juego Ferguson. Los elementos que ocuparan las bandas. Teniendo en cuenta que la presencia de Alves es fija en el once blaugrana, esto obliga a Ferguson a tomar una decisión, Park o un perfil más atacante. El coreano es un jugador sacrificado, que lleva actuando regularmente en dicha posición durante la temporada. Un jugador que abarca mucho espacio y que en fase defensiva te da un plus, desde presionar y empujar más adelante a poder actuar de lateral ante la subida del lateral brasileño a acompañarlo en su incursión y formar línea de cinco. De otro modo, también se barajaría la presencia de un jugador de perfil más ofensivo, con más fantasía. Contando con que Valencia es un fijo en la derecha, las opciones pasan por Giggs o Nani. Preferentemente por el luso, ya que Ryan ha sido reciclado por Ferguson para tapar las carencias de su equipo en la zona de gestación vista la decadencia latente de Paul Scholes. Nani haría un trabajo muy parecido al de Di María en la semifinal contra el FC Barcelona. Mantener a ralla a Alves y no dejarlo hacer su fútbol, donde se encuentra más cómodo y donde da el mayor rendimiento. Aunque también existirían las dudas de que si el rival encuentra un modo de superar esa barrera, Nani sepa corresponder a su equipo volviendo tras el lateral. Algo complicado. Nani es un jugador que vive del fuera-dentro más que otra cosa. Por lo tanto y como comentábamos más arriba, necesitaría de alguien que diera amplitud en esa banda para destapar el tarro de las esencias con Rooney. Por lo que se antoja complicado, dando más réditos de participación a Park.

Con la primera incógnita se abre la segunda, el "9". Berbatov y Chicharito como opciones. A día de hoy se me ocurren pocas cosas para que Berbatov sea el titular en Wembley, más siendo el estado de forma de Chicharito el que es. Un jugador ligado con el gol, que no necesita nada o casi nada para abrirse el espacio, sacar de donde no hay, para mandar la cosa redonda a acariciar las redes. Pero lo cierto es que del búlgaro también se pueden extraer diferentes conjeturas. Puede ser una solución a unos hipotéticos problemas de la transición ofensiva, vivir de él a partir de la segunda jugada. Por ello, lo veo más como Plan “B”. También es cierto que Chicharito no sabe lo que es jugar una final de competición europea, y en el fútbol, cuenta todo. Pero precisamente por su fútbol, creo que es un jugador sobradamente capacitado para hacer un buen papel. Y quizás, se necesite al mejor Chicharito. Sin conocer aún quién será el central que forme junto a Gerard Piqué, éste deberá amoldarse a dos estilos, dos delanteros diferentes pero con muchas cosas en común. Si bien, Chicharito te ofrece algo más en fase defensiva, mientras que eso no va con Berbatov.

Siguiendo hacia atrás y tomando como fija la pareja de centrales Ferdinand-Vidic y el lateral izquierdo de Patrice Evra, giramos al otro costado. El lateral derecho es otra de las incógnitas que se plantearía Ferguson. Los hermanos Da Silva u O’Shea. Ya en la final de Roma fue titular el irlandés. En aquel momento, era Henry su pareja de baile. La alineación de unos u otros afecta directamente al sistema defensivo, por tanto a fase defensiva y transición y como no, a la transición ofensiva y fase ofensiva. Modifica la estructura y maneras de comportamiento del colectivo. El irlandés es el preferido de Ferguson en las grandes citas y el que quizás, da un perfil más acorde a lo que se supone que intentará desarrollar el Manchester United. Un rol más defensivo, posicional, sin grandes riesgos. Te ofrece una baza más en jugadas a balón parado y en cualquier caso, daría la opción de cerrar con tres jugadores en una hipotética subida de Evra. Los hermanos Da Silva son otro perfil. Rafael viene siendo bastante utilizado y teniendo bastantes minutos en los últimos partidos. Aunque su estado físico alberga algunas dudas. Ofrece otra variante diferente, una incorporación que permitiría al equipo dar otra dimensión a su idea.

Nota: En el próximo artículo seguiremos analizando al Manchester United con sus diferentes variantes y la posibilidad de introducir cambios de posición en según qué lugares para romper el plan de Guardiola.

14 may. 2011

Apostar por el balón

Por norma general con la llegada del final de la temporada, aún con los equipos jugándose cosas importantes, desde los despachos de las directivas y las secretarías técnicas se empieza a trabajar en el próximo año futbolístico. Un trabajo que se prolonga desde el pasado enero hasta las últimas horas de mercado en agosto. En los últimos días se habla mucho de los banquillos de dos equipos con un enorme potencial en el país, Atlético de Madrid y Sevilla. Dos equipos venidos a menos. Resaltan por encima de todos dos nombres, Marcelo Bielsa y Luis Enrique. Ambos tanteados por ambos equipos y que posiblemente alguno de ellos acabe ocupando dichos banquillos. Dos técnicos que viven y sienten el fútbol de manera similar, a partir de la pelota.

Las quinielas colocan al ‘Loco’ en el Pizjuán. De confirmarse, tendría mucho trabajo e implicaría una cierta remodelación en la plantilla andaluza. Muy pocos son los jugadores bielsistas que tiene el Sevilla en nómina a día de hoy. Llegar a aplicar su clásico 1-3-3-1-3 que mutó a 1-2-3-2-3 en el último mundial con Chile no será tarea fácil. Máxime cuando no es un equipo que sea protagonista per sé, uno de los conceptos innegociables que acompañan al técnico. Atacar y defender con la mayor cantidad de jugadores posibles, al unísono. Algo que se ha perdido las dos últimas temporadas. Pero a muchos de los que nos gusta el fútbol nos frotamos las manos sabiendo lo que puede sacar el argentino de jugadores como Jesús Navas, Perotti o recién llegado Rakitic. Jugadores con un perfil apto para el desarrollo del juego que imprime a sus equipos. Igual de complicado o incluso más podría ser inculcar la cultura del pase atrás y defender con la pelota en una plantilla ansiosa, de muchísima verticalidad y sin mucho estacionamiento en la zona de gestación. En palabras del propio técnico: “Nunca me planteo la posibilidad de salir a atacar con la iniciativa del contraataque. Para mí siempre hay que protagonizarlo a partir de la pelota. Si puedes protagonizarlo, ¿por qué cederlo? Nunca preparo al equipo para la espera. Un gran equipo nunca se condiciona por el rival. Me atrae la victoria y me doy cuenta de que el mejor camino para llegar a ella es el protagonismo. Jamás pensaría un partido sin jugar en campo rival”. Lo cierto es que somos muchos los que queremos que vuelva a España, su etapa con el Espanyol nos supo a poco.

En el otro lado y haciendo lo propio, la prensa coloca a Luis Enrique en el banquillo de las orillas del Manzanares. Después de comenzar una temporada ilusionante después de ganar dos títulos la pasada temporada el conjunto de Quique Sánchez Flores vuelve a no estar al nivel que se le presupone. Y parece que a éste se le ha acabado el crédito y buscarán un cambio, un golpe de efecto. Éste tiene el nombre del técnico actual del filial del FC Barcelona, que ya anunció que no seguiría al frente en su actual puesto. Según publican algunas fuentes, el asturiano ya lo tendría hecho con el club colchonero después de tantear diversas opciones como Joaquín Caparrós, Rafa Benítez o André Villas-Boas.

Luis Enrique no es un técnico probado al máximo nivel, pero ofrece garantías. Mamando la escuela Barça desde hace ya mucho tiempo, como Bielsa, también siente el fútbol a través del balón y del protagonismo. Ha llevado al filial a la tercera posición del campeonato en la Liga Adelante a falta de cuatro partidos para la conclusión, que de no ser filial, daría acceso a la promoción para el ascenso al máximo nivel. Todo esto con chavales muy jóvenes en una competición muy complicada. Como en el anterior caso, vendría a inculcar un estilo, algo diferente a lo que allí se conoce. Su gusto por el fútbol lo marca su casa actual. Con buena mano para llevar a los jóvenes podría sacar el máximo rendimiento a jugadores como Koke o Domínguez, pasando por el filial del club donde hay algunos jugadores capaces de dar el salto a la categoría de oro siempre y cuando se respeten unos parámetros base y se tenga paciencia y confianza en ellos. Por otro lado, contar con jugadores como Kun Agüero, Reyes o Filipe Luis será algo clave. Pero aún más clave deberían ser los refuerzos, donde hay una meta clara si llegara el técnico: el mediocentro. Alguien capaz de soportar la responsabilidad y el peso del balón. Que haga jugar al equipo. Por otra parte y ya como pautas más emocionales, como el carácter y la motivación que es capaz de meter el técnico a sus jugadores. En este sentido me gustaría dejar a modo de reflexión para el cambio de rumbo del Atlético, de confirmarse esto. Un fragmento extraído de una conversación de Pep Guardiola con Valdano: “Hay que crear un estilo, que sepan a qué jugamos, que los que están en Rusia sepan que vas a jugar de esta forma. Eso tiene que estar por encima del entrenador. Es decir, nosotros jugamos así. El club juega a esto y nosotros fichamos a este entrenador para jugar de esta manera”. Se trata de algo más que una contratación, se trata de un cambio de estilo, de rumbo, de ciclo. Apostar por la pelota, por el fútbol asociativo, potenciar las grandes habilidades individuales a través del colectivo.

Los enfermos de fútbol nos frotamos las manos con la posibilidad de ver en una liga a José Mourinho, Pep Guardiola, Marcelo Bielsa, Luis Enrique, Garrido, Caparrós, Luis Garcia o Pellegrini. Grandes técnicos, con recursos suficientes para convertir al más humilde en el más grande. Apostar por la pelota es, en definitiva, apostar por el protagonismo. Apostar por el fútbol.

3 may. 2011

"Siéntate hijo, que juega Leo"

“Siéntate hijo, que juega Leo”. Deben decir los padres que un día vieron también maravillar al aficionado culé a Johan o Diego a sus hijos. El argentino puso por delante a su equipo en la eliminatoria con dos goles, dos goles que suponen una ventaja enorme y que al mismo tiempo se toma como insuficiente tratándose del Real Madrid. Como dijo Pep Guardiola en la rueda de prensa post-partido, contra cualquier otro equipo se podría dar por hecha la clasificación, pero contra el Real Madrid no. Queda un partido, otra ocasión para ver a Leo. En su casa, con su gente, acompañado de Iniesta ésta vez y con su mejor amigo: el balón.

21 defensas y no lo pararon. Los once contrarios y los diez propios. Un mal partido de fútbol hasta que aparecia él para dibujar el trazo del balón pegado a su bota. La imaginación muchas veces está por encima de la voluntad y decide partidos. Un encuentro planteado de forma apacible por ambos técnicos. El Real Madrid no quería la pelota, al igual que en otras ocasiones, pero esta vez tampoco buscaban al rival. Un planteamiento que desesperó a sus propios jugadores que sentían que podían hacer algo mejor. Algo que no sentó bien a algunos aficionado del club, que nunca vieron algo semejante en un equipo de la dimensión del suyo, mucho menos, en casa. Los de Messi por su parte, tampoco tenían prisa. Tocar, tocar y tocar. Si no vienen, no pasa nada, nosotros así estamos cómodos. Si les da por venir, activamos espacios muertos, cuestión de movilidad para dar un mejor camino a la pelota. Si hubo alguien que propuso algo de fútbol fue el FC Barcelona. Y como siempre, esto debe ser recompensado. Polémicas arbitrales a parte, el conjunto blaugrana fue superior por el simple hecho de buscar algo más que el Real Madrid.

Con la expulsión de Pepe, el Pep lo entendió. Debía aprovechar la situación, intentar matar la eliminatoria y dio entrada a Ibrahim Afellay. Profundidad. Por ahí llegó el primer roto y el holandés supo en su primer balón lo que es celebrar un gol en el Bernabeu con él como protagonista. Aunque Albiol aportara su granito de arena. Con el primero todo fue más fácil. Y entró en escena el 10. El fútbol se inventó para él. Uno, dos, tres, cuatro y Casillas al suelo. La jugada se hizo a cámara lenta justo en el momento idóneo para que los fotógrafos tomaran la instantánea que al día siguiente invadiría la prensa, todos vuelven a disfrutar del genio. La imaginación derrotó a la voluntad, a la estrategia y a la táctica. Y Messi ya sueña con llevar a Barcelona una nueva Champions, algo que la pasada temporada le quitaron e impidió cumplir su palabra con la afición, ésta vez no, ésta vez va a por ella con todo. Y quiere hacerlo con fútbol. Como lo hacía desde pequeño con la camiseta del Grandoli en la pequeña cancha de Rosario.