23 may. 2011

De vuelta a Wembley: Manchester United (1/2)

Los dos mejores equipos de fútbol del último lustro se citan en Wembley. En juego está la Champions League, la máxima competición a nivel de clubes del mundo. Un título, donde ambos saben de buena mano como trabajar para llegar en los últimos años. Hoy analizaremos al Manchester United, al equipo de Ferguson. En los últimos cinco años a base de trabajo y fútbol ha conseguido llegar a tres finales (2007, 2008 y 2010), una semifinal (2006) y unos cuartos de final (2009). Donde ganó un título, en 2007 frente al Chelsea en Moscú. El trabajo y los logros de Sir Alex Ferguson serían impensables hace 20 años.

Tomando como precedente la final de 2008/2009, donde ya se enfrentaron ambos equipos habría que dejar claro algunas cuestiones. Ni este Manchester es el de aquella final, ni este Barça tampoco. Los de Ferguson son un equipo inferior sin Ronaldo y sin Tévez, por ejemplo. Pero intentan desarrollar un juego a partir del bloque, no dependiendo tanto del elemento individual, aunque basan su colectivo a partir de  Rooney. Jugador infravalorado fuera de Inglaterra a mi parecer, que realmente, es un auténtico genio. Está entre los mejores 7-8 jugadores del mundo. Rooney es capaz de facilitar la salida del balón, desahogar el juego en transición tras robo, activar las bandas y crear los espacios necesarios para que viva más cómodo el “9”. Ya sea Berbatov o Chicharito. Rooney es un generador de ventajas en potencia, a la altura quizás de Kun Agüero. Que ya es decir. Hace la vida más fácil al equipo, sin él, sufren demasiado. Y es sin duda, el primer fijo en la alineación de Ferguson indiscutiblemente.

El United desarrolla su sistema de juego en un dibujo 1-4-4-2 habitualmente, dibujándose por momentos en un 1-4-4-1-1 cuando Wayne se despega para crear superioridad y crear espacios. Con esto uno de los posibles objetivos primordiales de los pupilos de Ferguson -quien dice tener más de dos o tres recetas para tumbar al Barça- es caer constantemente sobre la posición del mediocentro. Donde se presupone la presencia de Sergio Busquets a sabiendas de sus problemas para lateralizar su juego. Ya fuera con la presencia de Rooney, Giggs o incluso Nani en el fuera-dentro se trata de potenciar las debilidades del ‘16’. Con esto casi obligas a una salida por los costados, ya que una pérdida en la ‘Zona Busquets’ podría resultar mortal debido al potencial de los ingleses en transición tras robo. En esto sin duda, para que Rooney pueda hacer mejor a los demás, necesita como no, que los demás lo ayuden. Y ahí entra en juego el trabajo de las bandas. Dar la amplitud necesaria para regalarle los espacios y que Rooney, una vez alcanzado el contexto idóneo, les devuelva lo que le han dado.

Y ahí aparece quizás, la primera incógnita del sistema que podría poner en juego Ferguson. Los elementos que ocuparan las bandas. Teniendo en cuenta que la presencia de Alves es fija en el once blaugrana, esto obliga a Ferguson a tomar una decisión, Park o un perfil más atacante. El coreano es un jugador sacrificado, que lleva actuando regularmente en dicha posición durante la temporada. Un jugador que abarca mucho espacio y que en fase defensiva te da un plus, desde presionar y empujar más adelante a poder actuar de lateral ante la subida del lateral brasileño a acompañarlo en su incursión y formar línea de cinco. De otro modo, también se barajaría la presencia de un jugador de perfil más ofensivo, con más fantasía. Contando con que Valencia es un fijo en la derecha, las opciones pasan por Giggs o Nani. Preferentemente por el luso, ya que Ryan ha sido reciclado por Ferguson para tapar las carencias de su equipo en la zona de gestación vista la decadencia latente de Paul Scholes. Nani haría un trabajo muy parecido al de Di María en la semifinal contra el FC Barcelona. Mantener a ralla a Alves y no dejarlo hacer su fútbol, donde se encuentra más cómodo y donde da el mayor rendimiento. Aunque también existirían las dudas de que si el rival encuentra un modo de superar esa barrera, Nani sepa corresponder a su equipo volviendo tras el lateral. Algo complicado. Nani es un jugador que vive del fuera-dentro más que otra cosa. Por lo tanto y como comentábamos más arriba, necesitaría de alguien que diera amplitud en esa banda para destapar el tarro de las esencias con Rooney. Por lo que se antoja complicado, dando más réditos de participación a Park.

Con la primera incógnita se abre la segunda, el "9". Berbatov y Chicharito como opciones. A día de hoy se me ocurren pocas cosas para que Berbatov sea el titular en Wembley, más siendo el estado de forma de Chicharito el que es. Un jugador ligado con el gol, que no necesita nada o casi nada para abrirse el espacio, sacar de donde no hay, para mandar la cosa redonda a acariciar las redes. Pero lo cierto es que del búlgaro también se pueden extraer diferentes conjeturas. Puede ser una solución a unos hipotéticos problemas de la transición ofensiva, vivir de él a partir de la segunda jugada. Por ello, lo veo más como Plan “B”. También es cierto que Chicharito no sabe lo que es jugar una final de competición europea, y en el fútbol, cuenta todo. Pero precisamente por su fútbol, creo que es un jugador sobradamente capacitado para hacer un buen papel. Y quizás, se necesite al mejor Chicharito. Sin conocer aún quién será el central que forme junto a Gerard Piqué, éste deberá amoldarse a dos estilos, dos delanteros diferentes pero con muchas cosas en común. Si bien, Chicharito te ofrece algo más en fase defensiva, mientras que eso no va con Berbatov.

Siguiendo hacia atrás y tomando como fija la pareja de centrales Ferdinand-Vidic y el lateral izquierdo de Patrice Evra, giramos al otro costado. El lateral derecho es otra de las incógnitas que se plantearía Ferguson. Los hermanos Da Silva u O’Shea. Ya en la final de Roma fue titular el irlandés. En aquel momento, era Henry su pareja de baile. La alineación de unos u otros afecta directamente al sistema defensivo, por tanto a fase defensiva y transición y como no, a la transición ofensiva y fase ofensiva. Modifica la estructura y maneras de comportamiento del colectivo. El irlandés es el preferido de Ferguson en las grandes citas y el que quizás, da un perfil más acorde a lo que se supone que intentará desarrollar el Manchester United. Un rol más defensivo, posicional, sin grandes riesgos. Te ofrece una baza más en jugadas a balón parado y en cualquier caso, daría la opción de cerrar con tres jugadores en una hipotética subida de Evra. Los hermanos Da Silva son otro perfil. Rafael viene siendo bastante utilizado y teniendo bastantes minutos en los últimos partidos. Aunque su estado físico alberga algunas dudas. Ofrece otra variante diferente, una incorporación que permitiría al equipo dar otra dimensión a su idea.

Nota: En el próximo artículo seguiremos analizando al Manchester United con sus diferentes variantes y la posibilidad de introducir cambios de posición en según qué lugares para romper el plan de Guardiola.

0 comentarios:

Publicar un comentario