Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Nueva etapa en Falso Nueve

El blog entra en una nueva etapa. Renovamos el aspecto y pronto podrán disfrutar de más contenidos.

Alves crece por dentro

Análisis táctico de una nueva tendencia en el FC Barcelona con Daniel Alves como protagonista.

Anticiparse al recurso del rival

Análisis táctico del partido Valencia CF-Real Madrid CF disputado en la 13ª jornada.

6 dic. 2011

Alves crece por dentro

Daniel Alves.
Pep Guardiola echa mano de su interminable cajón de variantes. Las lesiones de Alexis Sánchez y Pedro Rodríguez, sumadas a la irrupción de Isaac Cuenca en el primer equipo le han dado el molde al técnico para seguir ese camino obsesivo hacia la reinvención, planteando cada cierto tiempo nuevos retos a los jugadores para que sigan en la búsqueda de nuevos objetivos: provocar hambre y asustar a la relajación. Daniel Alves es el protagonista, su juego interior el reto. Aunque ya fuera un recurso esporádico que se utilizara en pasadas temporadas, en el paso de los partidos de la actual se ha intensificado en cierta manera esta tendencia del jugador brasileiro trabajando sobre el 1-4-3-3. El rol que ha adoptado Isaac Cuenca le ayuda. A pesar de no ser un extremo de nacimiento, disfruta pegándose a la cal y buscando línea de fondo. Dejando así un espacio brutal para que Alves clave el puñal por dentro.

El máximo exponente lo podríamos encontrar en los primeros cuarenta y cinco minutos de la 13ª jornada de la Liga BBVA ante el Real Zaragoza. Aunque el canterano no pierde fútbol tirando hacia adentro, el técnico le resta carga y responsabilidades. Mantiene la estaca para estirar al rival y obliga al par a perseguir al ‘2’. Esto desata una cantidad de posibilidades brutal. Al concepto ya interiorizado de superioridad por dentro, se le encuentra otro aliado al que recurrir y que, además, disfruta estando cerca del balón. Este movimiento da más protagonismo a un Alves que ya de por sí en muchas fases del partido se puede llegar a convertir en discurso del juego del equipo cuando las cosas no salen como se busca que salgan. Eso sí, un protagonismo que cobraba apareciendo desde atrás -también- por fuera. La capacidad del jugador de poder convivir con bastantes contrarios a su alrededor suma a la causa. A parte del efecto sorpresa, de la novedad. Guardiola busca rodear a Messi, establecer y potenciar sinergias positivas en torno al crack. Messi y -por ende- Pep encuentran en Alves un amigo, un compañero de juegos, alguien que correrá para dar facilidades al resto y que, sobretodo, te obliga a dar profundidad y verticalidad al juego si te asocias cuando este pisa área y te aporta un plus de intensidad defensiva tras pérdida del balón. Disparo de media distancia. Fútbol.

Situación del partido FC Barcelona - Real Zaragoza.

Aunque esto se ha dado bajo las circunstancias antes comentadas sobre bajas, desde FALSO NUEVE ponemos la mira un poco más allá y pensamos que Guardiola ya lo tenía en mente antes de que sucediera dicho cúmulo de circunstancias. Partiendo de la base de que la idea del técnico fuera juntar a Daniel Alves con Lionel Messi y Alexis Sánchez en sector derecho en un futuro no muy lejano. Se podría convertir en un automatismo más, una variante complicada de contrarrestar e imposible de prevenir en un planteamiento inicial. Nunca sabes por dónde y cómo tirará el jugador.

Y no solo sobre el 1-4-3-3 se ha visto la tendencia del jugador hacia el interior, también con el 1-3-4-3. Alves formó parte del rombo del medio campo siendo el interior derecho ante el Rayo Vallecano durante más de 30 minutos. Secuela que nos hace sospechar sobre las ideas de Pep Guardiola.

21 nov. 2011

Anticiparse al recurso del rival

Khedira, elemento condicional.
El escenario prometía un partido de máxima intensidad, con cuentas pendientes, incógnitas por resolver y matices bastante interesantes a los que atenerse. Muchos confiamos en Emery para disfrutar de un buen partido, y este, introdujo algunos cambios en la alineación. Parejo y Feghouli eran titulares, Jonás -que a priori parecía un fijo- y Pablo Hernández se quedaban en el banco. Se especulaba con un dibujo 1-4-3-3, que al final se convertiría en 1-4-2-3-1. Albelda y Tino Costa conformaban la pareja de medios centros mientras Parejo tendría su zona de influencia en 3/4 de campo. La posición y el rol de Parejo se convertiría en uno de los detalles del partido. En fase defensiva, sería el encargado de hacer una marca especial sobre Xabi Alonso para cortocircuitar la salida a tres que venía trabajando el Real Madrid los últimos partidos, obligando así a los centrales al primer pase o batir líneas en conducción. El Valencia mordía en campo contrario a partir de la marca individual al mediocentro rival.

Sergio Ramos fue quien mejor entendió la situación y facilitaba a su equipo el dominio posicional conduciendo el balón y creando la superioridad obligando a ir demasiado atrás a Feghouli para la ayuda y liberando a Marcelo. Un Marcelo que cuando no tenía su equipo el balón, sujetaba al francés contra la cal impidiendo así que Miguel sumase con calidad en la incorporación, aunque esto podría haber resultado contraproducente. Ya que el Valencia tiende a explotar más su banda con más calidad, la izquierda (Alba - Mathieu) y que terminaría siendo la vía de escape para los de Emery. La jugada siempre comenzaba en la derecha, para acabar en la izquierda. Emery planteó una batalla táctica interesantísima, con movimientos inteligentes. Mourinho siempre se anticipaba.

El técnico portugués se permitió la licencia de alinear a dos medios centros más junto a Xabi Alonso. El papel de ambos era bastante diferenciado. Lass sería el jugador que compensaría la banda derecha madridista, liberando así de trabajo a Özil en las incorporaciones de Jordi Alba. Mientras que Khedira sería la decisión del partido, clave. El alemán amenazaba constantemente la espalda de los medios centros y daba un punto más de agresividad al Real Madrid para empujar al Valencia contra su portería. Mientras Albelda ofrecía la ayuda a Miguel en su emparejamiento con Ronaldo, Khedira obligaba a Tino Costa a vivir muy atrás para que el trabajo de Lass lateralizando su juego con Alba fuera efectivo. Ofrecía espacio a Özil y lograba que Benzema supliera la carencia de no tener un jugador con gran capacidad de asociación por la zona central constantemente. Incluso, con el ‘6’ amenazando en ocasiones la espalda de los centrales. El sistema del Real Madrid mutaba constantemente.

Aunque en un principio la idea era otra. Cargar las bandas. Mourinho se vio obligado a modificar la primera idea en los primeros 15 minutos. Una especie de 4-3-1-2 en el que Özil era el enlace que esporádicamente caía a banda derecha, o en su defecto, lo hacía Karim Benzema. Mientras que Cristiano Ronaldo partía con el fuera-dentro, y ellos lo hacían con el dentro-fuera para posibilitar el pique desde segunda línea.

El Valencia disfrutó de sus mejores minutos de partido con la entrada de Jonás y la suma de Mathieu al juego interior. Esto otorgó una posesión de mayor calidad, una mejor ocupación de los espacios con el balón y más recursos a Soldado, que vivió en estático mucho tiempo de la primera parte. Al Real Madrid le costaba más pisar campo contrario, y tan solo Benzema era capaz de aportar oxígeno al colectivo o Cristiano Ronaldo a través de la acción individual.

A pesar de la derrota, el dominio emocional se lo lleva el Valencia. Un equipo que está creciendo con el paso de los partidos, y que aún no ha alcanzado su máximo potencial. Los tres goles recibidos llegan de acciones puntuales, más por falta de concentración o acierto técnico que por otras cuestiones. Hacer sumar de forma más constante a gente como Banega o Piatti para potenciar el colectivo debe ser el objetivo. Emery lo sabe.

17 nov. 2011

Falso Nueve comienza una nueva etapa

Nueve meses después de su gestación FALSO NUEVE comienza una nueva etapa. Atrás se quedaron comienzos en falso, análisis de diferentes encuentros, publicaciones didácticas o artículo de opinión personal. Todo ha contribuido a un proceso de formación y maduración de esta bitácora, tomando como sujeto estos contenidos para desarrollar una idea mucho más clara en un futuro. Ha sido la semilla que hemos regado durante este periodo, con gotas de fútbol y momentos excepcionales que nos han tocado vivir.

Ahora se abre una nueva puerta. Renovamos por completo la faceta gráfica, aunque el modelo de los contenidos seguirá siendo muy similar al que se trabaja con anterioridad. Adentrarnos y convivir en la faceta más analítica del fútbol y la intención de fluir a partir de estos conceptos. Sin embargo, se buscará seguir un patrón más fijo en las publicaciones y una constante de la que renacer para crecer. El fin no será otro que el enriquecimiento personal, intentar convertir este lugar en un punto de encuentro para los aficionados al fútbol y sumar opiniones, porque con el debate nos enriquecemos todos.

Nuevamente bienvenidos a FALSO NUEVE. Calentad, que debemos cambiar el ritmo de partido.

1 sept. 2011

Chelsea 11/12 (I). Villas-Boas.

Ha comenzado la Premier League, el mayor espectáculo futbolístico del mundo para muchos. Con ello, comenzamos una nueva temporada en FALSONUEVE, con cambios, con novedades y con mucho fútbol del que hablar. Ésta vez con el aliciente Villas-Boas. Un nuevo fenómeno, otro genio precoz, diferente, descarado. 

André Villas-Boas.
El técnico después de su experiencia en Coimbra y su excepcional temporada en Oporto, de donde salió invicto en liga llevándose así el título, ganó la Taça de Portugal y salió campeón de la Europa League llega a Londres. Más concretamente a Stamford Bridge, al Chelsea. Pero más allá de los títulos, el fútbol europeo se ha rendido al portugués por sus métodos, por su ideología futbolística y sus planteamientos. Esto, sumado a su alto carácter competitivo hacen de él la sensación del momento, el técnico de moda. 1-4-3-3 con extremos que parten pegados a la cal dibujando la diagonal fuera-dentro, salir jugando porque el balón debe estar en nuestro poder el mayor tiempo posible y cuando no lo tenemos, vamos a por el rápidamente. Líneas arriba, achique de espacios, asfixiar al rival. Así fue campeón. Siendo el técnico más joven que ha ganado una competición europea. El alto nivel del fútbol de su equipo cobró un gran cartel en el mundo, tanto es así que muchos expertos lo consideran el tercer equipo del continente tras FC Barcelona y Real Madrid esta última temporada.

6 jul. 2011

¿Por qué Cesc?

Después del término de la temporada futbolística oficial a nivel de clubes, y tras un parón de casi un mes, volvemos en FALSONUEVE a poner la maquinaria en marcha de cara a la próxima temporada. Lo hacemos con el posible fichaje de Cesc Fábregas por el FC Barcelona. Tras tres temporadas contactando con el jugador, parece que ésta vez la secretaría técnica del club catalán está más cerca que nunca de la contratación del de Arenys de Mar.

Muchos discrepan en la necesidad de la contratación del ‘4’ pero desde esta bitácora tenemos el pensamiento de que pasa por ser un refuerzo prioritario. No solamente porque el potencial actual del equipo se eleve y suba otro escalón, también de cara a un futuro de este grupo de jugadores. Si bien, existen jugadores en la base que podrían desarrollar las funciones específicas que se encomendarían a Cesc, necesitan a éste como puente para que no se vea forzada su evolución y cumplir los plazos necesarios para llegar al máximo nivel. Otros, por otra parte, no verían acertada su llegada debido a la presencia de Thiago como integrante absoluto de la primera plantilla. Pero lo cierto es que tanto Cesc, como Thiago, son jugadores diferentes y complementarios. Capaces de jugar juntos y de potenciarse el uno al otro con su fútbol, desde su perfil y sus convicciones. Las maneras de sentir el fútbol de estos dos jugadores tienen puntos en común, pero son otra cosa.