6 jul. 2011

¿Por qué Cesc?

Después del término de la temporada futbolística oficial a nivel de clubes, y tras un parón de casi un mes, volvemos en FALSONUEVE a poner la maquinaria en marcha de cara a la próxima temporada. Lo hacemos con el posible fichaje de Cesc Fábregas por el FC Barcelona. Tras tres temporadas contactando con el jugador, parece que ésta vez la secretaría técnica del club catalán está más cerca que nunca de la contratación del de Arenys de Mar.

Muchos discrepan en la necesidad de la contratación del ‘4’ pero desde esta bitácora tenemos el pensamiento de que pasa por ser un refuerzo prioritario. No solamente porque el potencial actual del equipo se eleve y suba otro escalón, también de cara a un futuro de este grupo de jugadores. Si bien, existen jugadores en la base que podrían desarrollar las funciones específicas que se encomendarían a Cesc, necesitan a éste como puente para que no se vea forzada su evolución y cumplir los plazos necesarios para llegar al máximo nivel. Otros, por otra parte, no verían acertada su llegada debido a la presencia de Thiago como integrante absoluto de la primera plantilla. Pero lo cierto es que tanto Cesc, como Thiago, son jugadores diferentes y complementarios. Capaces de jugar juntos y de potenciarse el uno al otro con su fútbol, desde su perfil y sus convicciones. Las maneras de sentir el fútbol de estos dos jugadores tienen puntos en común, pero son otra cosa.

Desde un punto de vista conceptual, Cesc Fábregas daría la posibilidad de jugar con más variantes al equipo. Cambios de dibujo, automatismos o movimientos. Y de igual modo, con su llegada, indirectamente se reforzarían otras posiciones que se intentan reforzar en el mercado. La inclusión del jugador en el mediocampo da la posibilidad de trasladar a Javier Mascherano más minutos a la zaga, posición en la que disputó el tramo final de temporada con buena nota. En buena parte ocurriría lo mismo con Andrés Iniesta, que podría ser una opción a tener en cuenta para posiciones avanzadas contra ciertos rivales, partiendo desde las bandas hacia el medio o actuando como falso nueve, papel monopolizado por Lionel Messi a día de hoy. Esto restaría la urgencia de reforzar las demás posiciones, ya que da la posibilidad de repartir minutos entre los actuales integrantes de la plantilla. Aunque personalmente, me gustaría mucho ver a Xavi, Iniesta y Cesc en el medio, con el ‘6’ en la base de la jugada y los otros de interiores y recuperar la figura del 4 de la escola FCB.

Y lo cierto es que Xavi, debe tener un sucesor. A día de hoy, en el panorama futbolístico no hay ningún jugador capaz de cumplir el rol de Xavi con solvencia en el engranaje de este equipo, que interprete los pasos correctamente y sienta el fútbol de dicha manera. El que más se acerca, en gran parte por sus raíces, es Fábregas. Capaz de poner la pausa y la aceleración, la cultura del pase atrás, el criterio y el espacio. Guardiola lo sabe. ¿No puede cumplir Thiago dicho rol? Sí, podría asumirlo en momentos determinados de la temporada, o durante un partido. Su calidad se lo permite. Pero quizás Thiago Alcántara sea el jugador con menos ADN Barça que ha salido últimamente de la base.

Desde la prensa se ha filtrado la opción de que para dar acomodo a Cesc, el Barça podría pasar a jugar un 1-3-4-3 como hizo el Dream Team de Johan Cruyff. Seguro que esto entra dentro de los ideales del técnico, y seguro que lo veremos en más de una ocasión a lo largo de la temporada. Y es que la estructura táctica del equipo actual, en cuanto a la fase ofensiva se refiere, en ciertos momentos llega a dibujar dicho esquema. Las piezas se mueven continuamente, y dan lugar a ello. Incluso, llegamos a ver como el FC Barcelona llega a cerrar con únicamente dos jugadores -los dos centrales- en ciertos encuentros. “Si tú tienes el balón, el contrario no lo tiene” dice Cruyff.

1 comentarios:

muy buena entrada!! ojalá llegue cesc. me gustaría intercambiar enlaces http://dostoques.blogspot.com/. te parece bien? un saludo calciumboy

Publicar un comentario